viernes, 23 de febrero de 2018

Ser Revolucionario en la Actualidad




El Revolucionario Actual

Es fácil ser revolucionario por 2 o 3 años.  Después, la impaciencia es natural, pero más tarde es fácil ser un cínico.  La izquierda tiene muchas debilidades: una falta de autocrítica, el caudillismo, el oportunismo, etcétera.  Son reflejos del mismo sistema capitalista dentro la izquierda.

No es lo mismo ser crítico que ser cínico.  La crítica es necesaria para superar, pero el cinismo sirve solo para justificar el abandono de la lucha.

Hay una furia en los pueblos contra el capitalismo de "libre comercio." Pero como la canción de Gabino Palomares dice: "hay que convertir la furia en estrategia."  La estrategia consiste en analizar la lucha de clases como muchas luchas, muchos pasos, que requieren mucha paciencia.

Mientras tanto, ¿cómo sobrevivir? El capitalismo ha declarado la guerra contra la libertad humana. Es fácil sobrevivir callándose la boca. Pero “revolucionarios miedosos" no sirven para nada.  Tenemos que aprender a enseñar las ideas revolucionarias en forma sencilla: el sistema ha convencido hasta a los pobres que la pobreza es natural. Tratan de convencernos que la injusticia es natural; que no existe el progreso humano sino el progreso de las máquinas para el consumismo. El Partido Revolucionario es un Ejército de Principios basados en el humanismo.

El revolucionario tiene que  mover el pensamiento hasta el borde del mundo posible. Tiene que estar comprometido con el futuro y no con  la actualidad como un simple espectador, aunque la actualidad parezca duradera. La actualidad es un manicomio... aceptarlo es volverse loco. Urge transformar la actualidad: barbarie capitalista o revolución socialista.

E. GILMAN

No hay comentarios.:

Publicar un comentario