lunes, 22 de enero de 2018

Propiedades Curativas del Ajo



Ajo
Allium sativum (Liliáceas)


Conocido por su fuerte olor y sabor, el ajo es una medicina herbácea ideal. Resulta completamente seguro para utilizar en casa y constituye un tratamiento muy potente para multitud de problemas de salud. Combate muchas infecciones, entre ellas las de nariz, garganta y pecho. También reduce el colesterol, alivia los desórdenes de circulación tales como la tensión alta y reduce el nivel de azúcar en la sangre, lo cual lo hace muy útil en la dieta para diabetes tardía.

Componentes Principales

- Aceite volátil
- Escoridina
- Selenio
- Vitaminas A, B, C y E

Efectos Principales

-        -  Antibiótico
-        -  Expectorante
-        - Sudorífico
-        - Baja la tensión
-        - Anticoagulante
-        - Antidiabético
-        - Vermífugo

Investigación

- Antibiótico. El ajo ha sido estudiado en Alemania, Japón y Estados Unidos desde la década de 1980, pero los expertos aún no están de acuerdo en la forma en que consigue su extraordinario efecto antibiótico. Alucina y otros componentes del aceite volátil son altamente antisépticos y antibióticos, lo cual explica por qué el ajo resulta eficaz incluso en infecciones graves como la disentería.

- Tensión sanguínea. Las investigaciones clínicas realizadas a partir de la década de 1980 han confirmado que el ajo reduce el nivel de lípidos (grasa) en la sangre y baja la tensión.

Usos Tradicionales y Actuales

- Remedio tradicional. El ajo ha sido apreciado siempre por sus propiedades curativas; antes del desarrollo de los antibióticos servía de tratamiento para todo tipo de infecciones, desde la tuberculosis hasta el tifus. También se empleó durante la primera guerra mundial para curar heridas.

- Infecciones bronquiales. El ajo es un remedio excelente para todo tipo de infecciones pectorales. Es bueno para el resfriado, la gripe y las infecciones del oído y ayuda a reducir el catarro.

- Aparato digestivo. Las infecciones digestivas responden bien al ajo. Esta hierba también puede librar al cuerpo de parásitos intestinales.

- Circulación. El ajo evita ataques y problemas de la circulación al mantener la sangre fluida, no densa. Reduce los niveles de colesterol y la tensión sanguínea.

- Otros usos. El ajo se emplea en las infecciones y puede tomarse al mismo tiempo que los antibióticos convencionales para apoyar su acción y proteger de efectos secundarios. Además, el ajo disminuye los niveles de azúcar en la sangre y puede mitigar la diabetes tardía.

Fuente de la Información:
Enciclopedia de Plantas Medicinales
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario