martes, 26 de diciembre de 2017

Todo es para lo mejor



Curioso relato del folclore latinoamericano.



Hubo una vez un hombre que fue a buscar trabajo a un pueblo. Llegó a un lugar y solicitó empleo, y el que allí mandaba le preguntó:

--¿Quieres trabajar como barrendero, barriendo las calles?
--Sí, por supuesto.

El pobre hombre no sabía cómo hacer ningún tipo de trabajo. El mandamás le dijo:

-- A ver. ¿Cuál es tu nombre?
-- Así y asá.
-- Firma aquí.
-- Bueno, yo no sé escribir.
-- Si no sabes cómo escribir tu nombre, no podemos contratarte. Ni siquiera como barrendero.
-- Puedo hacer una X.
-- No, no es suficiente. Debes saber leer y escribir.

El hombre se marchó muy triste, y ya que tenía que dedicarse a algo para sobrevivir, empezó a vender algunos tomates en la calle. Y le fue bien. Compró un carretón y se mantuvo vendiendo verduras. Y le continuó yendo bien. Y después de eso adquirió un local y progresó en el mundo con sus tomates, los tomatillos que él vendía. Y con el paso de los años llegó a ser rico.

Un día, él fue al banco, y llevaba consigo mucho dinero. Lo depositó en una cuenta. Cuando le pidieron que firmara la factura, él hizo una X. El cajero le dijo:

-- Escuche, señor. Por favor escriba su nombre.
-- Yo no sé escribir.
-- Piense usted, señor. Usted no sabe escribir y es muy rico. Imagínese cuánto más rico sería si supiera escribir.
-- Si supiera escribir estaría barriendo calles por allí.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario