lunes, 11 de diciembre de 2017

El Dinero Espiritual Chino


Una creencia que resulta demasiado extraña.



En una visión tradicional china de la vida después de la muerte, las almas de los difuntos continúan desarrollando muchas de las mismas actividades a que sus homólogos vivientes se dedicaban y que habían visto antes de morir. Por ejemplo, estas almas continúan comiendo, bebiendo, usando ropa, leyendo libros, practicando deportes, asistiendo a fiestas, etc. Para ayudar a asegurar que pueden hacer lo que quieran, sus parientes que aún viven pueden intentar enviarles regalos, incluyendo dinero. Normalmente esto no es dinero real, sino que es un "dinero espiritual", especial, que supuestamente se puede usar para transacciones en la vida del más allá. Este dinero especial es "enviado" a las almas de los muertos quemándolo, pues se piensa que el fuego transforma un objeto tangible en nuestro mundo en un objeto espiritual correspondiente en el otro mundo. Después de que las almas de los muertos reciben este dinero, pueden usarlo para comprar las cosas que necesitan para hacer su vida de ultratumba más agradable.

El dinero espiritual es también llamado "dinero del infierno" y "dinero del cielo". El uso de estos otros nombres se produjo porque muchos chinos malinterpretaron las enseñanzas de los primeros misioneros cristianos, y pensaron que el infierno y el cielo eran nombres ingleses para su propio mundo imaginado del más allá. El error fue finalmente reconocido, pero sólo después de que los nuevos nombres eran de uso común.

La mayoría del dinero espiritual tiene la forma de un billete de banco impreso o una factura de papel. Viene en varios tamaños y denominaciones, y muchos de los diseños son muy elaborados y coloridos. Algunos de los billetes tienen denominaciones que equivalen a miles de millones de dólares, lo que sugiere que los precios en la vida de ultratumba podrían ser muy elevados.

La gente en China intenta a veces enviar otras cosas además del dinero a las almas de parientes muertos. Para ello queman réplicas de papel de artículos tales como ropa, relojes, coches e incluso casas. Se cree que el alma de un pariente fallecido recibe el objeto real cuando se quema la réplica de papel. Algunos chinos modernos han utilizado incluso este método para tratar de enviar tarjetas de crédito a las almas de sus parientes muertos.

(Traducido por Baneste, del libro electrónico Weird Beliefs, del autor Barry Wilson)
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario