martes, 28 de noviembre de 2017

Las Torres de Silencio

Una creencia realmente extraña.

Vista del interior de una Torre del Silencio, por la Biblioteca Británica - Imagen tomada de la página 257 de 'Gazetteer of the Bombay Presidency. [Edited by Sir James M. Campbell. General index, by R. E. Enthoven.]', No restrictions, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=40320128

La religión conocida como zoroastrismo se basa en las enseñanzas de un antiguo profeta persa llamado Zoroastro (también llamado Zarathustra), que probablemente vivió por lo menos hace 2,500 años. Uno de los aspectos inusuales de esta religión es la práctica de colocar cuerpos humanos muertos encima de una estructura conocida como Torre del Silencio, y luego permitir que la carne sea devorada por buitres y otras aves. Estas "torres" son en realidad estructuras sólidas, hechas de piedra, que se asemejan a un edificio circular con un techo plano. Después que un cadáver es colocado en el techo, los buitres suelen comer toda la carne en un corto período de tiempo, dejando los huesos limpios.

Los zoroastrianos consideran sagrada la tierra, el agua, el aire y el fuego, pero consideran impura la carne putrefacta de un cuerpo muerto. Tradicionalmente han evitado el entierro porque el cuerpo en descomposición contaminaría la tierra sagrada. De manera similar, se oponen a la cremación porque la carne quemada contaminaría el fuego sagrado. Pueden evitar estas desavenencias usando las Torres de Silencio para deshacerse de sus muertos.

Los techos de estas torres se dividen en tres anillos concéntricos. Los cuerpos de los hombres se ponen en el anillo exterior, los cuerpos de las mujeres van en el anillo central, y los niños muertos se colocan en el anillo interno. Los buitres se sientan a menudo en una torre para estar listos en caso de que un nuevo cadáver llegue. Después de que los huesos de un cuerpo son recogidos limpios, son depositados en un pozo hundido en el centro del techo, donde finalmente se desintegran.

Después de que los invasores musulmanes conquistaron Persia en el siglo VII, los nuevos gobernantes discriminaron a los zoroastrianos, y durante los siglos siguientes una gran mayoría de la población se convirtió gradualmente al Islamismo. Muchos de los Zoroastrianos restantes migraron a otras áreas, incluyendo la India, donde ahora se conocen como Parsis (o Parsees). Según la mayoría de las estimaciones, menos de 25,000 zoroastrianos practicantes todavía viven en el área de la antigua Persia, que corresponde aproximadamente al país moderno de Irán.

Durante las últimas décadas del siglo 20, el gobierno de Irán comenzó a hacer intentos de prohibir el uso de las torres para la eliminación de los muertos. También durante este período, los vándalos comenzaron a robar cadáveres de las torres. Como resultado, los zoroastrianos en Irán han comenzado a enterrar a sus muertos en tumbas que están revestidas con concreto para evitar el contacto directo con la tierra. Muchos zoroastrianos en la India todavía utilizan las torres, pero han tropezado con dificultades debido a un drástico descenso en la población de buitres. Según algunos informes, más del 99% de las aves han muerto por la exposición a un fármaco dado al ganado. Con menos aves disponibles, un cadáver puede estar en una torre durante varias semanas antes de que toda la carne sea comida.
 
(Texto traducido por Baneste, tomado del libro electrónico Weird Beliefs, del autor Barry Willson)

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario