jueves, 3 de agosto de 2017

Resumen de la Obra "Más Allá del Bien y el Mal"



Por Baneste

Friedrich Wilhelm Nietzsche.

Tipo de Obra: Tratado filosófico.
Autor: Friedrich Wilhelm Nietzsche (1844-1900).
Primera publicación: 1886.

Resumen

Más allá del Bien y el Mal es la continuación, en un estilo más moderado, de las mismas ideas básicas planteadas por Friedrich Nietzsche en su obra previa Así habló Zaratustra (1883-1884), pero con particular atención a los valores y la moralidad. La tesis central del libro es que el individuo orgulloso y creativo va más allá del bien y el mal en la acción, el pensamiento y la creatividad. En Así habló Zaratustra,  Nietzsche había proclamado en parábolas y clamores pseudo proféticos la filosofía del Superhombre, el ser que trascendería al individuo en su voluntad de poder, yendo más allá de la moral convencional y estableciendo su propia ley.

En Más allá del Bien y el Mal se plantea que los hombres ordinarios son temerosos, obedientes y serviles. El verdadero aristócrata del espíritu, el hombre noble, no es siervo ni ciudadano; él es legislador, el que determina con sus actos y decisiones lo que está correcto o incorrecto, bueno o malo. Es lo mismo que el autor ruso Fedor Dostoievski llama “el hombre extraordinario” en su reconocida novela Crimen y Castigo. Para aguzar su imagen del hombre noble, Nietzsche describe dos tipos principales de moralidad: la moral del amo y la moral del siervo.

Los valores morales son determinados por los gobernantes o los gobernados. Naturalmente, los gobernantes consideran los términos "bueno" y "malo" como sinónimo de "noble" y "despreciable". Aplican valores morales a los hombres, venerando al aristócrata; pero los que son gobernados, la clase subordinada, aplican los valores morales principalmente a los actos, fundamentando el valor de una acción en su utilidad, el servicio que se deriva de ésta. Para el hombre noble son virtudes el orgullo y la fuerza; mientras que para los "siervos" la paciencia, el sacrificio, la mansedumbre y la humildad, son virtudes. El aristócrata desprecia la utilidad, la cobardía, la auto humillación y la mentira; como miembro de la clase dominante debe buscar las cualidades morales opuestas. Según Nietzsche, el hombre noble se considera a sí mismo como un determinador de valores que no requiere aprobación; por el contrario, él pasa el juicio: "Lo que es perjudicial para mí es perjudicial en sí mismo"; sabe que es él quien confiere honor a las cosas; es un creador de valores. Los que son gobernados, los siervos, construyen una moralidad que hará soportable su sufrimiento. Son pesimistas en su moralidad y llegan a considerar al hombre "bueno" como el hombre "seguro", que es "bondadoso, fácilmente engañado, tal vez un poco estúpido, un buen hombre". Nietzsche concluye que en la moral del siervo "el lenguaje muestra una tendencia a aproximar las significaciones de las palabras "bueno" y "estúpido". Probablemente porque Nietzsche calificaba el amor considerado como "una pasión" de origen noble, sostuvo "que lo que se hace por amor siempre tiene lugar más allá del bien y el mal."

Una interpretación apropiada de la obra de Nietzsche sólo es posible si se tiene en cuenta que él no está hablando de los gobernantes políticos reales y de los gobernados, aunque incluso en este caso particular se aplica algo de su tesis general, sino que está hablando de aquellos que tienen el poder y la voluntad de hacer ley para sí mismos, de pasar sus propios juicios morales según sus inclinaciones, y de los que no lo hacen: los primeros son los amos; los segundos, los siervos. Una revelación de la perspectiva filosófica desde la cual esta visión se hace posible es el aforismo: "No hay tal cosa como fenómenos morales, sino sólo una interpretación moral de los fenómenos".

Debe reconocérsele a Nietzsche por haber anticipado en gran medida muchas de las tendencias predominantes en la filosofía del siglo XX. Es sofisticado sobre el lenguaje; entiende la función persuasiva de la filosofía; y es implacable en su interpretación naturalista y relativista de los valores y las moralidades del individuo. Si acaso se equivoca en su objetividad filosófica, es en aprobar el camino del poder como si en cierto sentido absoluto ese fuera el camino, el único  correcto. Esta falla en el desdén de Nietzsche hacia el dogmatismo, es una de las causas del carácter irónico de su obra. Otra debilidad en el autor que hace una especie de mofa de su veneración del Superhombre, es su miedo al fracaso y al rechazo. El miedo es tan fuerte que salta a la superficie de ciertos pasajes a pesar de lo que debe haber sido el deseo del autor de mantenerlo oculto. ¡Ciertamente no habría apreciado la ironía de que otros descubrieran que él mismo es el siervo que tanto desprecia! Por ejemplo, en las últimas páginas del libro, Nietzsche escribe que "todo pensador profundo tiene más miedo de ser comprendido que de ser mal entendido". Un poco más adelante, al describir al filósofo, dice: "Un filósofo: por desgracia, un ser que a menudo huye de sí mismo, con frecuencia tiene miedo de sí mismo...”

Nietzsche comienza su libro con un capítulo sobre los "Prejuicios de los Filósofos". Afirma que los filósofos pretenden dudar de todo, pero en la exposición de sus puntos de vista revelan los prejuicios que quieren comunicar. Los filósofos del pasado han intentado derivar los valores humanos de alguna fuente externa; el resultado ha sido que lo que revelan no es más que su propia "perspectiva de rana" dogmática. Nietzsche, por su parte, se enorgullece de ser uno de los "nuevos" filósofos, quien sugiere que los valores tradicionales pueden estar íntimamente relacionados con sus malos opuestos. Rechaza a los filósofos tradicionales por escurrirse tras la verdad como si fuera una mujer (planteamiento que refleja una concepción sexista, muy común en su época). Sostiene que las opiniones falsas son a menudo mejores que las verdaderas, que la única prueba de una opinión no es si es verdadera o falsa, sino si se trata de "fomentar la vida, conservar la vida, conservar las especies, tal vez criar especies". Este es el punto en el que se manifiesta su propio dogmatismo: al hacer que "la especie crie el criterio de una idea digna, muestra su propio prejuicio en favor del hombre de poder." Él se muestra descarado en su preferencia y argumenta que el reconocimiento del valor de la mentira impugna las ideas tradicionales de valor y coloca su filosofía más allá del bien y el mal. Nietzsche, declarándose a sí mismo alguien que desea hacer una transvaloración de todos los valores, sostiene que no hay manera más efectiva que empezar suponiendo que la moral convencional es signo de la esclavitud y de la debilidad: el hombre libre, el hombre lo suficientemente fuerte como para ser independiente, ve a través de las pretensiones de los filósofos y los moralistas, se ríe y crea un mundo nuevo.

Según el mismo Nietzsche, hay peligro en su filosofía. De hecho, se enorgullece de ese peligro. Se identifica con los "filósofos del peligroso Quizás "; es decir, con los filósofos que insisten en que quizás todo el mundo está equivocado. Ofrece ciertas "pruebas" que se pueden usar para determinar si se está listo para la independencia y el mando, y dice que uno no debe evitar estas pruebas, "aunque constituyen quizás el juego más peligroso que se puede jugar". Elige un nombre peligroso para los nuevos filósofos: "tentadores". Hablando por los "filósofos del futuro", los "opuestos", Nietzsche escribe: "... creemos que la severidad, la violencia, la esclavitud, el peligro en la calle y en el corazón, el secretismo, el estoicismo, el arte del tentador y la demencia de todo tipo, que todo lo malo, terrible, tiránico, depredador y serpentino en el hombre, sirve también para la elevación de la especie humana como su opuesto... "

Considerado fríamente, ¿cuál es el peligro y la maldad de los que Nietzsche es tan aficionado? No es más que la posibilidad de nuevas líneas de desarrollo para el espíritu humano. El peligro y la maldad son tan sólo en relación con los espíritus de los hombres convencionales. Nietzsche es tan filósofo como para saber que el ser humano es un organismo demasiado complejo para haber sido confinado o agotado por modos de vida ya probados y aprobados. Llama la atención sobre el valor de la revuelta jugando al demonio o al tentador. El "juego más peligroso", o la "gran cacería", es la búsqueda libre del hombre de nuevas formas de ser en la medida en que tiene el poder. El dominio de la caza es extenso; es toda la gama de experiencias del hombre, tanto reales como posibles. Y no hay ninguna necesidad, o necesidad de tomar "cientos de ayudantes de caza", nos dice Nietzsche, pues cada hombre debe buscar solo; cada hombre debe hacer todo él mismo para aprender cualquier cosa.

La objeción de Nietzsche al cristianismo es que ha sido una fuerza importante en la limitación del hombre al imponerle una moral estática. Puesto que Nietzsche piensa en la función creadora más importante del hombre como la creación de un yo nuevo, ya que instaría a cada hombre, como artista, a usarlo como material y formar un ser nuevo, incluso un Superhombre, rechaza como derrota de la vida cualquier fuerza que trabaja contra una función tan creativa. Sostiene que los seres que no tienen ni la fuerza ni la inteligencia para reconocer las diferencias entre los hombres, distinguir a los nobles de los siervos, han formado el cristianismo con el resultado de que el hombre se ha convertido en nada más que "un animal gregario, obligatorio, enfermizo, mediocre ... "


No hay comentarios.:

Publicar un comentario