martes, 8 de noviembre de 2016

La Libertad de Empresa en Estados Unidos



Por Baneste

Una madre emprendedora podría ir a la cárcel por ejercer la libre iniciativa.

Uno de los preceptos más pregonados en la sociedad actual por los apologistas del sistema capitalista, es el de la "libre iniciativa", junto al de "la libertad de empresa", lo cual suena muy bonito y estimulante; pero ocurre que no siempre se respetan estos principios, sobre todo cuando una iniciativa original es promovida desde la marginalidad social y ésta pone en riesgo las ganancias de negocios o empresas ya establecidas.

Esto parece ilustrarlo de manera destacada el caso de Mariza Ruelas, una madre de 6 criaturas radicada en la ciudad de Stockton, en el estado de California, Estados Unidos. Ella, junto a otras personas, tuvieron la brillante iniciativa de integrar un grupo en la red social Facebook para compartir entre la membresía recetas de comida, y a veces, comprar o vender platos preparados, u organizar encuentros para compartir comidas hechas por los asistentes. El grupo de la señora Ruelas fue nombrado 209 Food Spot, y su membresía estaba compuesta por gente de los alrededores de la ciudad de Stockton, y lugares circunvecinos.

Pero esta iniciativa original no le cayó nada bien a las autoridades quienes montaron una operación encubierta, probablemente atendiendo denuncias de dueños de restaurantes que se consideraban afectados en sus negocios. El 3 de diciembre del año pasado, Mariza Ruelas fue contactada a través de Facebook por alguien que expresó interés en su receta de ceviche, declarando: "Oh, no tengo nada que intercambiar, pero me encantaría comprarte un plato". La señora Ruelas nunca imaginó que esa persona que la había contactado en internet era en realidad un investigador encubierto del gobierno del condado de San Joaquín, al cual pertenece la municipalidad de Stockton, actuando bajo la ordenanza que prohíbe operar un establecimiento de comida sin un permiso.

Ella y otras personas integrantes del mencionado grupo fueron citadas a la corte, pero Ruelas se negó a declararse culpable y aceptar una condena de 3 años de probación (periodo en libertad bajo supervisión de un oficial); por lo que ahora tendrá que ir a juicio y enfrentar la posibilidad de ser encarcelada hasta por un año.

Consultada al respecto, la Fiscal del Distrito del condado de San Joaquín, Kelly McDaniel, expresó que la venta de cualquier comida no sujeta a la inspección del departamento de salud, pone en riesgo a quienquiera que la coma, y afecta los negocios de empresarios que sí obtienen los permisos respectivos.

Curiosamente, esta noticia aparentemente intrascendente, ha sido reproducida en muchos medios informativos de Estados Unidos, quizás por el hecho de que llama la atención cómo se bloquea la libre iniciativa.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario