miércoles, 28 de septiembre de 2016

La Masacre del Cantón El Junquillo de Cacaopera

Por Baneste



El mes de marzo de 1981, la Fuerza Armada de El Salvador, FAES, realizó un operativo militar en el norte del departamento de Morazán.  Unidades comandadas por el capitán Napoleón Medina Garay se hicieron presentes al cantón El Junquillo, perteneciente al municipio de Cacaopera, y allí permanecieron entre 8 y 12 días.  Antes de retirarse del lugar, el capitán Medina Garay ordenó ejecutar a los pobladores civiles que se encontraban en el mencionado cantón.


El 12 de marzo de 1981, elementos paramilitares pertenecientes a la denominada defensa civil de Cacaopera y soldados del Destacamento Militar Número 6 de la ciudad de Sonsonate, atacaron a la población compuesta en su mayoría por mujeres, niños y niñas de corta edad y personas ancianas.  En esa ocasión asesinaron a varios habitantes; violaron a algunas mujeres y niñas menores de 12 años; quemaron  casas; destruyeron milpas y  graneros. Algunos sobrevivientes huyeron; pero según relatos que se han conocido, al día siguiente un campesino volvió para ver qué había pasado, pero los soldados que todavía se encontraban en el lugar advirtieron su presencia y le dispararon, viéndose forzado a huir nuevamente y ocultarse entre los matorrales. Otro sobreviviente de la masacre llegó al cantón con la intención de enterrar a las víctimas, pero los efectivos militares continuaban apostados en los alrededores, por lo que tuvo que retirarse.


En 1993, la Comisión de la Verdad, creada por los Acuerdos de Paz para investigar los crímenes más graves acaecidos durante la guerra, determinó que: “Hay evidencia substancial de que el 12 de marzo de 1981 unidades de destacamento Militar de Sonsonate y miembros de la Defensa Civil de Cacaopera atacaron indiscriminadamente y ejecutaron en forma sumaria a hombres, mujeres y niños del cantón El Junquillo, jurisdicción de Cacaopera departamento de Morazán. Hay evidencia suficiente de que el capitán Carlos Napoleón Medina Garay ordenó la ejecución de los pobladores del cantón El Junquillo.”


Medina Garay se graduó como cadete de la Escuela de las Américas, del ejército de Estados Unidos, en 1970;  su nombre aparece en una larga lista de militares salvadoreños graduados de esa institución destacados por haber cometido crímenes contra población civil en el sitio web de SOA.org, en el que también se detalla que dicha escuela continúa existiendo, pero ahora bajo el nombre de Western Hemisphere Institute for Security Cooperation (Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad). El cambio de nombre ocurrió en el año 2001, muy probablemente debido al desprestigio que bajo su nombre anterior dicha institución había logrado.


El 23 de marzo de 2012, Medina Garay arribó a El Salvador junto a un grupo de personas, todas deportadas por las autoridades migratorias de Estados Unidos, por haber ingresado ilegalmente a ese país. En ese momento, el  ex capitán no tuvo ningún inconveniente en reintegrarse a su familia ya que no existía ningún proceso judicial en su contra, pues lo imposibilitaba la llamada Ley de Amnistía, que no fue anulada hasta en el año 2016.En el sitio web oficial del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos, se encuentra la siguiente noticia, referente al ex militar:


Orden de Expulsión de Ex oficial Salvadoreño

     En marzo de 2012, oficiales de ERO (Enforcement and Removal Operation) expulsaron al ex militar salvadoreño Carlos Napoleón Medina Garay a San Salvador, El Salvador. Las Naciones Unidas (ONU) alegan que él cometió violaciones de derechos humanos.

    Un informe de 1993 del Consejo de Seguridad de la ONU acusa a Medina Garay de cometer violaciones de derechos humanos mientras se desempeñaba como capitán en el ejército salvadoreño. De acuerdo con el informe, empezando el 3 de marzo de 1981, Medina Garay y soldados bajo su mando fueron parte de una campaña en el norteño cantón El Junquillo, departamento de Morazán, El Salvador, para ejecutar hombres, mujeres y niños. La comisión encontró que Medina Garay ordenó las ejecuciones.

     El 17 de enero de 2012, el ICE (Immigration and Customs Enforcement) emitió una notificación para presentarse a la corte de inmigración, bajo cargos de que Medina Garay era inadmisible en los Estados Unidos. Él fue detenido por oficiales ERO y agentes especiales de HSI (Homeland Security Investigations) en su casa en Woodbridge, Virginia, ese mismo día.

     A Medina Garay se le negaron varias aplicaciones para prestaciones en virtud de la Ley de Inmigración y Nacionalización. Su aplicación más reciente fue retirada voluntariamente y un juez de inmigración le ordenó salir de los Estados Unidos.

     Agentes especiales de HSI condujeron la investigación que condujo posteriormente a su expulsión por agentes de ERO en Washington, D.C. El Centro de Violadores de Derechos Humanos y Crímenes de Guerra de ICE, la Oficina del Asesor Principal Legal de la Sección Ley de Derechos Humanos y HSI agregado de El Salvador apoyaron la investigación.

Fuente de la noticia (traducida por Baneste): https://www.ice.gov/factsheets/hrv

No hay comentarios.:

Publicar un comentario