jueves, 29 de septiembre de 2016

Justicia para Berta Cáceres

Agua Zarca, Instituciones Financieras y su responsabilidad directa en el asesinato de Berta Cáceres.

Plataforma del Movimiento Social y Popular de Honduras

Berta Cáceres.
El comunicado emitido por la hidroeléctrica Agua Zarca, de fecha 22 de septiembre de 2016, es una clara señal por parte de empresarios y instituciones financieras que pretenden imponer su voluntad sobre las decisiones de los pueblos indígenas, hasta el punto de incluir el asesinato como una de sus tantas estrategias colonizadoras. La Empresa DESA (Clan Atala Faraj), propietaria de Agua Zarca, no cesa sus intenciones de apoderarse del río Gualcarque para la producción de 21.7 mega vatios de energía supuestamente limpia. DESA ha contado con el financiamiento del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), el FinnFund, el Netherlands Development Finance Company (FMO), e inicialmente de la Corporación Internacional Financiera (IFC) del Banco Mundial, esta última retiró el financiamiento en 2013.

El asesinato de Berta Cáceres, acontecido el pasado 2 de marzo, fue perpetrado entre otros por elementos de las Fuerzas Armadas y ejecutivos de DESA, sin que hasta la fecha el Ministerio Público -ente encargado de las investigaciones- hayan develado los nombres de los autores intelectuales del crimen. Dicha omisión ha dado lugar a que se concluya que el asesinato de Berta, es un crimen de Estado. La posición asumida en abril de este año por el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, en el Seminario Teológico resaltó la futura imposición de represas en la zona de conflicto y desestima la gravedad del asesinato de Berta Cáceres. El Sr. Kim indicó "no se puede hacer el tipo de trabajo que estamos tratando de hacer y no tener algunos de estos incidentes", agregó que "la gente necesita energía de fuentes renovables, los proyectos hidroeléctricos en países como Honduras se llevarán a cabo de todos modos". El Banco Mundial tiene una serie de salvaguardas que en teoría debían reducir el impacto de los proyectos hacia la población, estas nunca han sido suficiente y recientemente han sido debilitadas.

Posterior al asesinato de Berta justificaron de forma indirecta el hecho al calificarlo de un simple incidente, esto demuestra cómo el “desarrollo” se ha convertido en un negocio, donde los daños colaterales son justificables. Además el FMO y el BCIE se encuentran involucrados en Panamá en la represa de Barro Blanco, como entes financieros. El pasado 22 de agosto, el Estado de Panamá firmó un convenio inconsulto con la cacique Buglé Silvia Carrera, situación que desató la ira de la comunidad de Kiad; sus habitantes ven como los petroglifos sagrados y sus viviendas desaparecen a medida que se va llenando el embalse. Parece ser que los organismos financieros han desatado en nombre del desarrollo, una guerra contra los pueblos indígenas del planeta, convirtiendo los derechos humanos en una simple narrativa en papel, que terminará en el fondo de los embalses; los que en Centroamérica se convertirán en costosos e ineficientes elefantes blancos. El FMO en su “Informe y recomendaciones de la Misión de Investigación Independiente sobre Agua Zarca” donde se refiere al conflicto en Río Blanco y el Río Gualcarque, tratan de validar el despojo al pueblo indígena lenca: criminalizando y señalando a los pobladores y pobladoras de dicha comunidad que integran el Concejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) como disociadores de las comunidades lencas, cuando su trabajo siempre ha sido fortalecer y rescatar la organización indígena.

Mientras tanto, los autores intelectuales del asesinato de Berta Cáceres permanecen en la impunidad y validan su proyecto de muerte, utilizando argumentos extraídos de este informe. En un país como Honduras donde el 95% de los homicidios carecen de sentencia alguna, la violencia se ha recrudecido después del golpe de estado y el Ministerio de Seguridad maquilla las cifras sobre esta realidad, el terror entre la población es evidente. Nos levanta muchas sospechas que Camilo Atala uno de los accionistas de DESA-Agua Zarca, propició el cabildeo en Washington parta acallar los clamores que condenaban el golpe de estado del 2009 y la hecatombe surgida de ese nefasto capítulo de nuestra historia.

Firman:

- Concejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH)
- Central Nacional de Trabajadores del Campo (CNTC) - Regional Progreso
- Coordinadora de Organizaciones Populares del Aguán (COPA)
- Colectivo Josefa Lastiri Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC)
- Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia (MADJ)
- Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH)
- Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras
- Red Comal
- Otros Mundos Chiapas
- Jass
- Jubileo Sur/Américas
- Ecologistas en Acción Asociación Entrepueblos de España
- Colectivo Voces Ecológicas (COVEC)

Miércoles 28 de Septiembre de 2016.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario