martes, 6 de septiembre de 2016

Benjamín Montgomery, de Esclavo a Propietario de Plantaciones


Traducción por Baneste


El 19 de noviembre de 1866, Joseph Davis vendió a Benjamín Montgomery sus plantaciones Hurricane y Brierfield, localizadas en Mississipi, Estados Unidos. La venta de plantaciones en el sur se hizo bastante común después de la Guerra de Secesión, pero esta particular transacción estaba destinada a llamar la atención por dos detalles por demás interesantes: Joseph Davis era el hermano mayor del presidente de la Confederación, Jefferson Davis. Pero la venta era tan rara que las partes habrían pactado mantenerla en secreto, y esta peculiaridad consistía en que el comprador era de la raza negra y la ley del estado de Mississipi prohibía la propiedad de la tierra a los afroamericanos.

Aunque era esclavo, Benjamín Montgomery había sido el administrador de ambas haciendas antes de la guerra, y había operado una tienda en la plantación Hurricane usando su propia línea de crédito en Nueva Orleans. En el año de 1863, Montgomery había escapado hacia el norte, pero cuando terminó la guerra, regresó al Distrito Davis, donde el gobierno federal había confiscado las haciendas de Joseph Davis y arrendado parcelas de tierra a campesinos de la raza negra. Benjamín Montgomery pronto emergió como el líder de la comunidad afroamericana de dicho distrito.

Poco tiempo después, en 1866, el presidente Andrew Johnson perdonó y restauró los derechos de propiedad a Joseph Davis, quien para ese entonces sobrepasaba los 80 años de edad y carecía de la voluntad y energía para reconstruir, pero al igual que muchos ex-esclavistas, se sentía atado por obligación hacia sus ex-esclavos. Convencido de que con el estímulo apropiado los afroamericanos podían alcanzar el éxito económico en libertad, vendió en secreto sus tierras a Benjamín Montgomery. No fue sino hasta después que la ley que prohibía la propiedad de tierra a los negros fue abolida que Davis confirmó públicamente la venta a su antiguo esclavo.

Por su lado, Montgomery se empeñó en crear una sociedad modelo en el Distrito Davis, basándose en la cooperación mutua. Arrendó parcelas a los campesinos negros, contrató a otros para que laboraran en sus propios campos, vendió implementos y artículos de primera necesidad a crédito, y procesó y comercializó las cosechas. Él predicó el evangelio del trabajo duro, la auto confianza y la educación a la creciente comunidad afroamericana.

Muchas dificultades persiguieron a los agricultores negros, incluyendo la destrucción causada por la guerra, varias inundaciones desastrosas, plagas, sequías, y la caída de los precios del algodón. Aún así, más temprano que tarde, la producción algodonera excedió la de los años anteriores a la guerra, y en 1870 las familias negras del Distrito Davis produjeron 2500 fanegas. La familia Montgomery adquirió eventualmente 2200 hectáreas, lo que la convirtió en el tercer mayor productor del estado, y se adjudicó premios a nivel nacional e internacional por la calidad de su algodón. Su éxito era una demostración de lo que los afroamericanos, contando con igualdad de oportunidades, son capaces de lograr.

Las experiencias de Benjamín Montgomery durante los años después de 1865 no eran las de la mayoría de negros sureños, quienes no poseían tierra o carecían de un poderoso benefactor blanco. No obstante, el sueño de Montgomery de independencia económica era compartido por todos los afroamericanos. Tal y como lo remarcó un veterano negro: “Todo hombre de color será esclavo, y se sentirá a sí mismo esclavo hasta que pueda levantar su propia fanega de algodón estampándole su propia marca y decir ¡esto es mío!”  Los negros no podrían obtener libertad efectiva simplemente a través de una proclamación de emancipación; necesitaban también poder económico, incluyendo su propia tierra que nadie podría quitársela de forma amañada.

(Traducción libre de un fragmento del capítulo 17 “Reconstruyendo La Unión” de la obra “Nations of Nations, A Concise Narrative of the American Republic”).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario