martes, 5 de agosto de 2014

Visita a la Habana (parte 2)

Cubriendo la agenda establecida con Will, el campamento conjunto de lisiados de guerra 26 de Julio en la Habana, Chequeo con José Luis y el sistema de salud cubano en 1990

Por Fidel A. Romero  “Fidel Zarco”

El tiempo fue trascurriendo sin sentirlo siguiendo en términos generales la agenda que se elaboró con Will, quien había alcanzado buen desarrollo en aquel ambiente que era totalmente diferente a su origen.  Su nivel de conversación y de relacionarse con diferentes personas y quien no lo conocían pensaban como si era alguien con algún nivel profesional alcanzado en la ciudad, nada parecido a aquel adolescente campesino que había conocido en el Zalamo-Jucuaran en Enero de 1981.
Fue particularmente impactante la visita al campamento 26 de Julio de los lisiados del frente no solo por el nivel de rehabilitación alcanzado sino que ver toda la actividad que colectivamente desarrollaban dando le vida a una comunidad de alrededor mil lisiados a los cuales el estado cubano había hecho esfuerzos por su rehabilitación física y mental.  Me encontré con gente de todos lados y de de todas las organizaciones.  Pude conversar con una compañera con quien trabajamos juntos en prensa y propaganda que era originaria de Joateca: Edita, quien trabajaba en el taller de propaganda de ese campamento.  Andaba dando un recorrido por todas las instalaciones del lugar que habían sido construidas por el esfuerzo colectivo de los albergados en el lugar, el gobierno solo les había proporcionado los materiales y alguna asesoría técnica, toda la mano de obra de aquellas amplias instalaciones había sido esfuerzo y energía de los lisiados en rehabilitación.
Era motivo de reflexión todo lo que ellos encarnaban en las condiciones que se encontraban, provenientes de las cinco organizaciones, ellos construían la unidad en la acción.  Trabajaban y funcionaban sin distinción de colores, estaban organizados para poder funcionar en el trabajo y en la atención política.  Habían construido sus lugares de vivienda, sus talleres de diferentes ramas como carpintería, sastrería, zapatería, escuela para aprender a leer, serigrafía y dibujo, hortalizas, etc.  Hasta convertir aquel terreno árido en una comunidad que según expresaban los cubanos era ejemplar.  También fortalecía a quien observaba la naturalidad con que aceptaban su limitación física, era cuestión de conducir esas energías que aun tenían para aprovechar las condiciones de cualificarse en lo que fuera para un futuro que podría ser mediato al terminar la guerra.  Jamás se me hubiese ocurrido que había tantos lisiados de guerra juntos en un lugar; además, pude darme cuenta que la mayoría eran nuestros y de las FPL, las otras organizaciones eran pocos.  Podía evidenciarse quienes tenían el peso de la guerra sobre sus espaldas, no tuve oportunidad de conocer un lisiado de guerra de la FAL o seria que tendrían otros recursos diferentes al resto.

Actividad de lisiados en el centro de San Salvador, muchos años despues de ser visitados en el campamento 26 de Julio de La Habna.  Esta vez los lisiados aglutinados en sus asociaciones gremiales luchan por hacer valer sus derechos negados por los politicos del pais de origen..  Foto sacado del internet.
Al llegar al taller de Prensa y propaganda, pude ver a la compañera de Joateca quien había tenido múltiples operaciones para reconstruir su rostro.  Me acerque para tener una pequeña conversación relacionada a sus operaciones y que aun estaban pendientes dos más, al igual que el resto tenia metido el gusanito del retorno a la patria sin importar como o de que iban a trabajar o quizás no lo habían pensado y en su mente tenían algo parecido a construirse dentro del país para vivir en comunidad como habían aprendido en aquel campamento.  Uno de los guías aviso que la gente estaba concentrada en el auditorio esperando que les diera un saludo colectivo antes de terminar la visita.  Eso fue sorpresivo, alguien organizo aquella asamblea para escuchar a alguien que venía del frente interno y que había estado en la recién pasada ofensiva, al llegar al auditorio todos se callaron esperando mis palabras que inicie algo espontáneamente:
-Es una agradable sorpresa para mí y gracias por darme la oportunidad de saludarles a todos juntos.  Nunca imagine que habían tantos compañeros juntos en un lugar, creo hay cerca de mil personas, he visto a bastantes conocidos, también como están siendo rehabilitados, física y mentalmente, es impresionante todo lo que han construido en este lugar pero más impresionante es la energía y espirito laborioso que ustedes albergan.  Ustedes son el mejor ejemplo de la lucha del pueblo salvadoreño no solo por las huellas que tienen físicamente sino que por todo lo que representan en organización, disciplina y disposición al trabajo y a la tarea que se les encomiende.  En estos días he estado pensado en la capacidad que tienen nuestros compas para reponerse ante cualesquier adversidad trabajando y esforzándose para transformar esa adversidad en algo favorable.  He recibido comentarios del personal cubano que me hacen hinchar el pecho de orgullo y digo internamente: esos son nuestros compas, disciplinados y dispuestos a salir adelante en lo que sea.  Antes de seguir quiero mencionar que no estoy trasladando ningún informe o posición de alguna dirección partidaria, estoy hablando con ustedes como compañero militante de las 4 letras que está interesado en conocer cómo es que funcionan en la Habana.

…Ustedes aun tienen misiones que cumplir al igual que los que estamos dentro del país, misiones que están encaminadas a terminar la guerra y entrar a una etapa de transición y reconstrucción.  La misión de ustedes es completar su rehabilitación y se agrega otra que sin mencionárselas ya la están haciendo como es el prepararse mental en intelectualmente para el retorno al país.  Toda guerra produce, además de muertos y heridos con el sufrimiento que ustedes de sobra conoces, produce también destrucción.  Alguien menciono una vez que la parte más difícil de una revolución triunfante es la reconstrucción, es esa transición en la cual es necesaria el esfuerzo de toda la sociedad…, y la gran pregunta para nosotros es: ¿estaremos preparados para esa reconstrucción?  La respuesta es incierta porque nunca hemos estado en algo semejante.  A mí se me ocurre que en las condiciones físicas y acceso al cual ustedes tienen, pueden capacitarse aun más de lo que lo están, El Salvador necesita agricultores cualificados, artesanos, técnicos etc.  Ustedes pueden aprovechar la oportunidad para cualificarse aprovechando el tiempo que falta para ese esperado retorno.
Aquella multitud a su manera interpretaba mis palabras, aplaudían y comentaban en voz baja.  Hubo preguntas relacionadas con la ofensiva y tiempos para terminar la guerra a las cuales se contestaron en términos generales para satisfacer la interrogante que todos tenían:
-La ofensiva ha sido la más grande y de mayores efectos en lo que va de la guerra, a tal grado que ya no se habla de dialogo sino que de negociación, soplan vientos pacificadores por centro americe.  Los tiempos no pueden ser precisados porque dependen de las correlaciones y presiones que se hagan, ustedes saben que entre más fuerte es la confrontación más fácil puede tornarse la negociación y esta ofensiva es lo que les dejo demostrado: la incapacidad de la FAES para mantener sus áreas urbanas y vitales aisladas de la guerra, la guerra llego a todo el país y depende de que acuerden puntos para terminar la guerra y empezar la etapa de la transición y reconstrucción para lo cual ustedes son parte de ese paquete a prepararse para su retorno.
Así termino aquella asamblea espontanea que organizo el colectivo del campamento aprovechando la visita de alguien que llegaba del interior del país de todos los presentes.  Hubo oportunidad de conocer el funcionamiento para el seguimiento de los problemas de salud que cada quien tenía, apoyándose en los hospitales de la ciudad.
Un día de tantos fui contactado con José Luis[1] quien estaba terminando su especialidad e cirugía general.  Un día sin saber cómo pero me llevo a su casa para hablar largo y tendido sin testigos; camino a su casa entramos a un supermercado bien surtido de lo que fuera para abastecerse de provisiones, llevo las bolsas al baúl de su carro y luego lo condujo hasta su casa donde lo esperaba su esposa y dos hijos pequeños, fui presentado con ella como un compañero y amigo muy cercano con quien deseaba hablar largo y tendido.
Su casa estaba en una zona exclusiva, tenía muchas comodidades que nunca había visto en San Salvador, por supuesto que tenía casi 10 años de desfase con la tecnología.  José Luis tenía aire acondicionado en todos los cuartos de su vivienda, control remoto para sus tres televisores, un horno microonda fue la gran novedad y no sé qué otras cosas más.  Al ver todo lo anterior, José Luis como adivinando mis pensamientos comenta:

-Todo lo que ves aquí, es un privilegio en Cuba, yo tengo acceso porque soy hijo de una diplomática.  Los que disfrutan de esto son personas como yo o personas que son funcionarias de alto rango del estado, a mi eso no me interesa.  Estoy interesado en terminar mi especialidad y largarme para Chile, pondremos un negocio junto con mi esposa allá y la pasaremos bien.
-Veo que has aprovechado el tiempo desde que saliste del frente José Luis, fue grande el esfuerzo que hiciste para estar con nosotros con tantas limitaciones en esa guerra de los pobres.
-Pues mira, ese fue un buen tiempo para mí y para mi formación, es seguir la solidaridad que mi padre siempre tubo para con las organizaciones afines en lucha.  Fue como mi servicio social y lo di con muchísimo gusto, el tipo de valores que ahí se cultivaron y sentí tu sabes que en ninguna parte los encontraras, la vida real es diferente tu estas aquí y ves tanta parsimonia y mucha mierda en torno del partido y la figura de Fidel que el triunfo de la revolución que el bloqueo y todo se derrumba…, Cuba entrara en la mayor crisis de su vida que no sé cómo le van a hacer para la salir Pero para muchos dirigentes no existe esa crisis mientras el pueblo está comiendo mierda.  Pero a que te refieres cuando dices que he aprovechado el tiempo? Porque mira que tu eres bastante agudo en tus comentarios…

-Lo que está a la vista no necesita anteojos José Luis.  Mira cómo has fundado una familia, esposa, hijos, casa, estudio, planes a mediano plazo, estás actualizado con la tecnología, en poco tiempo serás un exitoso empresario de la salud.
-Al regresar vi todo el panorama que tiene Cuba y la revolución socialista, es un panorama primero de estancamiento y luego de retroceso.  Esto no tiene futuro tarde o temprano se quiebra y los logros que tiene no veo como puedan mantenerlos, no hay divisas, no hay comercio, se derrumbo el CAMECON, la gente mira a Miami sus familiares como tienen o han evolucionado en su condición y nivel de vida, los balseros están en aumento y cuando apriete mas la crisis esto no sé como lo controlaran.  Se espera que a corto plazo haya apagones en el país por falta de combustible.  Con este panorama y mis contactos por ser extranjero hijo de diplomática además de mi propio merito de haber cumplido una misión medica internacional con la guerrilla mas brava del continente pues me dije: especialidad y pa fuera para mi país, por supuesto que apareció la que hoy es mi esposa y madre de mis hijos, tengo una familia y ellos se van con migo, saldremos juntos de la especialidad estamos haciendo la tesis para graduarnos como cirujanos generales.  Con este cartón y la reputación que tiene la escuela de medicina de la Habana en cualesquier país de Latino América tenemos trabajo chico…, no hay razón para que siga aquí comiendo mierda o haciendo misiones internacionales en otros países representando a Cuba…, y Tu que has visto o qué opinas con lo que has vistos?

-Me faltan elementos para hacer juicios tan contundentes como los tuyos, creo que aunque termine la agenda que me he planteado no tendría mucho que decir por desconocer la raíz de la realidad cubana.  Opino mis respetos por la solidaridad mostrada con nosotros y sobre todo lo hecho por los lisiados del campamento.  Estoy impresionado con lo visto en ellos en la parte física y mental.  En cuanto lo otro pues aun ando viendo cosas que no entiendo o no cuadran, la juventud aquí protesta porque es la realidad que tienen pero no conocen las lipidias que hay en otras latitudes, la represión que padecen en otros lados, solo escuchan lo bonito que les endulza el oído la media que desde Miami o las vitrinas de las diplotienda a las cuales quieren llegar pero no tienen los dólares para comprar.
-Pues has visto bastante Fidel, veo que no te han deslumbrado los del partido con sus exposiciones y visitas programadas donde todo lo tienen arreglado para venderse como modelo.  Hay algo que Will me menciono y es relacionado a un chequeo médico, ¿Qué hay de eso?
-Ya me hicieron uno en Nicaragua, el asunto es que Mariana se le metió entre ceja y ceja que aprovechara mi salida para conocer la Habana y hacerme un mejor chequeo en este lugar, yo ni sé cómo es eso aquí.
-Para eso estoy aquí, mira las listas de espera son largas para todos menos para los invitados y dirigentes, te encontrare cupo en el mejor hospital de la ciudad que es el Hermanos Almijeira.  Ahí está todo lo que necesitas, te indicare unos exámenes generales y luego te vas a ese lugar para que te vean especialistas.  ¿Qué te dijeron en Managua?
-Que soy un hombre sano solo que debo cuidar una hernia discal que tengo para evitar operarme a corto plazo.

-Porque Saliste del frente?
-Tuvimos un esfuerzo algo prolongado y de mucha tensión, después me apareció una taquicardia aun en reposo, la medico lo reporto y me quitaron las responsabilidades hasta que me sacaron y ahora estoy como vacacionando en la Habana.  El asunto es que no soy solo yo, sino que a casi todos los de mi nivel en todo el país, están llegando a Managua y hasta de las otras organizaciones.
José Luis ríe abiertamente para luego decir:
-Es merecido que descansen, el ser humano no es de acero es necesario un descanso y chequeo para luego reiniciar con lo que falta.  Pero bueno tú tendrás tu chequeo completo y de primera en lo mejor de este país el haber estado enrolado con ustedes en la BRAZ me da algún nivel de influencia, te harán estudio en el Hermanos Almijeira[2], según dicen es lo mejor no solo de Cuba sino de muchos países del mundo.  Y ahora pasemos a otro punto antes de dejarte descansar porque yo también debo ir a dormir, ¿Qué paso con Roxana? La que era mi compa.  Ya sé que Manolo me  madrugo al solo dejar la posición.
-Ya estás bien informado pero acaso le dijiste que regresarías por ella?
-No, está bien que se haya acompañado de todas formas ni siquiera pudimos hablar sobre el futuro, nunca se nos ocurrió tocar ese tema.  Bueno ahora te dejo, aquí tienes estos controles para que cambies canales o uses el video con películas.  Te dejo aquí bien tecnificado como un funcionario del partido.
En ese tiempo y después de haber estado 10 años enmontañados, estar en aquella habitación con todas las comodidades de la tecnología punta, me parecía algo irreal ni siquiera me atreví a manipular los telemandos de los aparatos que el amable anfitrión había puesto sobre la mesita de noche a un lado de mi cama para evitar mis movimientos.  Solo tuve cuidado de apretar el botón de la energía para apagarlos, no deseaba ver o escuchar lo que salía en la televisión y poner película lo vi muy complicado.

Quede tendido en la cama reflexionado sobre lo expresado por aquel medico que había dedicado sus servicios con mucha pasión en las columnas de la BRAZ y que ahora prácticamente estaba ocupando esa reputación para tener ventajas personales.  La acumulación de su vida era solo eso: participado en una misión internacional humanitaria para ser consecuente con la línea solidaria de su padre.  Haberse graduado como medico en la Habana, era parte de la acumulación de sus padres en la relación con los revolucionarios cubanos; sin embargo, ahora toda su discusión era enfilada a la carestía que vivía el pueblo cubano la cual sería agudizada a corto plazo afirmando que para los funcionarios y personalidades esa carestía no existía.  Me hizo recordar las mansiones vistas en Nicaragua donde habitaban los hermanos Ortegas que para ser franco no había visto como vivían en su interior y como eran la del resto de comandantes y funcionarios de su gobierno; también pasaron en forma fugaz las casas donde vivían los dirigentes de nuestra organización y como Vivian algunos de base: con diferencias bastantes notorias en cuando a condiciones.  José Luis tenia muchísimos elementos que yo desconocía, había sido educado en aquel ambiente que conocía e interpretaba con la escala de valores familiares y sociales, además había estado en el Oriente de El Salvado poniendo también su piel al igual que todos para empujar el proceso nuestro.   Este hecho lo hacía digno de respeto de un eslabón superior en la convicción: la solidaridad revolucionaria militante que ejemplifico El CHE.  Aun así había algo que no cuadraba en su discusión crítica, había una crítica quizás no a la revolución cubana sino que a su dirigencia, con aquella reflexión quede dormido en aquella cómoda habitación.
Observe el movimiento de la mañana en aquella joven familia, los niños siendo preparados para llevarlos a una guardería infantil, los jóvenes médicos a la cabeza de todo el quehacer hogareño antes de irse a sus turnos del hospital.  Todo parecía un remolino con la premura con que se hacían las cosas…, desde levantar y alistar a los pequeños hasta tener el desayuno listo en la mesa para salir todos a su rutina diaria.  Me sentía como un holgazán al estar en medio de todo aquello que hizo recordar mis tiempos de universidad en la época de mi primer matrimonio y el primer hijo en San Salvador de cuando corríamos para hacer: lo familiar, el trabajo, el estudio y atender las tareas clandestinas en la organización, aunque nosotros teníamos a alguien en la casa para que nos ayudara con los niños, vivíamos en una apartamento humilde sin muchas comodidades pero con la ventaja de contar con alguien de toda nuestra confianza para cuidar a los pequeños, José Luis como adivinando mis pensamientos comento en la mesa:

-Todos los días durante dure nuestro posgrado en el hospital son iguales a este, esta es la vida real para quien desea ser independiente, es el esfuerzo individual que no es apreciado ni recompensado en la sociedad socialista porque todo es del colectivo y como eso es asi la gente ni lo cuida ni lo mejora.  Es cuando aparece el oportunismo y todos los vicios del ser humano para obtener las cosas sin el propio esfuerzo bajo la protección de papa estado o el amigo de influencia.
-Es interesante todo José Luis, la vida y practica enseñan la mera verdad es que el muro se derrumbo, el COMECOM se está desmoronando, las protestas que tienen esos países deben tener algún origen porque nada pasa por nada, todo tiene una causa o un origen para buscar o cambiar un efecto.
-Pues como vez el esfuerzo tarde o temprano tiene la recompensa.  Espero verte después de todos los chequeos y ahora te explicaré algo, resulta que con mi esposa ambos estamos en el Hospital escuela General Calixto García[3], ahí hacemos la especialidad somos residentes.  Esto nos da alguna ventaja para apoyar a compañeros que vienen a ser atendidos, cuando Will nos contacta, nosotros hacemos todo para que los compas tengan acceso a lo mejor y en el menor tiempo posible, si ellos dan seguimiento pues lo obtienen rápido, de lo contrario les toca hacer lista de espera a través de citas medicas que mínimo tiempo son 6 meses esperando, eso es la cola normal del pueblo cubano.  Como nosotros estamos ahí toda esa burocracia se simplifica, en tu caso es algo más que especial porque nos conocemos y te considero como mi hermano que nunca tuve, dime qué prefieres: ir al hospital a tomar algunos exámenes o ir un solo día para tomarlos todos porque ahora ya te jodistes por haber desayunado.

-Soy privilegiado José Luis no solo por tener el contacto sino que al considerarme como de la familia cercana, prefiero ir un solo día en ayunas, pero me gustaría ir a ver como es el hospital por dentro, caminar y sentir ese ambiente, no tomaría ningún examen solo aprovecharía que tú me entras para andar un rato de mirón.
-Perfecto Fidel hoy es la mejor oportunidad para que cubras eso, aunque con tu tarjetita que te han dado si la muestras en cualesquier institución como identificación todas las puertas se te abrirán y puedes ver todo como si esos del protocolo te acompañaran en persona, aquí así funcionan las cosas.
-Es lo que no quiero hacer, prefiero ver las cosas de incógnita porque es más espontaneo y natural.  Hoy tu seria quien me entra al Hospital y si veo necesario la mostrare, no es mucho lo que quiero ver solo hacer comparaciones con los hospitales nuestros en San Salvador.
-En ese caso sólo pasaremos dejando a los guagua por la guarderi, luego nos vamos directo al hospital para reportarnos creo que puedo escaparme un ratico para hacer un paseo con tigo por todos los pabellones para simplificarte todo porque tu quieres andar de incognita y ver desde tu perspectiva natural espontanea.
En lo personal consideraba era la mejor forma de ver las cosas, sin recomendados o acompañamientos; sin embargo, José Luis facilitaba las cosas desde su posición crítica haciendo valer su acumulación propia que lo acreditaba.  De todas formas consideraba que a nadie hacía daño al aceptar su colaboración militante que aun mostraba para cumplir un requerimiento que la dirección había puesto en mis espaldas: “una segunda opinión sobre mi chequeo médico y conocer en parte las bondades de la revolución cubana”.
Entramos al hospital, José Luis me abrió expediente clínico y escribió una historia compactada para luego hacer todas las indicaciones sobre exámenes a realizar para una evaluación de especialidades en el Hospital clínico Quirúrgico Hermanos Almijeira.  Al llenar aquel requerimiento que él consideraba burocrático se dirigió a uno de sus compañeros que podría ser el jefe de los residentes para sacar el tiempo y acompañarme en un paseo dentro de las instalaciones de aquel enorme y viejo hospital.  El médico jefe de residentes, de inmediato levantó su mirada hacia mí y camino para saludarme diciendo:

-Es un gusto tenerte aquí entre nosotros, puedes ir donde quieras con la compañía de tu amigo.
José Luis solo se encogió de hombros haciendo una pequeña sonrisa mezclada con mueca y empezamos a caminar por todos lados.  Aquel paseo fue bien aprovechado e ilustrativo al escuchar toda la narrativa de mi acompañante que parecía tener la barita mágica para que abrieran todas las puertas del viejo edificio de casi un siglo de existencia; además, el conocimiento del lugar era simplificado con la narrativa de José Luis que de vez en cuando sacaba algunos sarcamos refiriéndose a la burocracia administrativa que atascaba los proceso.  Era un tanto normal su sarcasmo pues venia de una práctica donde se decidía rápido sin mayores rodeos en un ambiente de guerra civil.  Llegamos a una cafetería donde había café bien espeso que era tomado en tazas minúsculas, nos servimos de aquella esencia para comentar sobre lo visto y pregunta:
-¿Quieres seguir o consideras suficiente?
-Pues creo es suficiente y no quiero abusar de tu tiempo.  Este café nunca antes había tomado algo igual.





[1] Medico internacionalista de origen Chileno, hijo de una diplomática y de Salvador Allende.  José Luis fue medico enrolado en la fuerza móvil estratégica nuestra por espacio de 3 años.  Siempre que se acercaban los 11 de Septiembre, recibía correos de El donde recordaba el pinochetazo hasta que un día hablando directamente me confió que era hijo de Salvador Allende fuera de matrimonio.
[2] Brinda atención en más de 40 especialidades clínico quirúrgicas. Sus direcciones fundamentales son: La docencia de post grado, La cirugía de mínimo acceso, Trasplantes de órganos y tejidos, Investigación y tratamiento de enfermedades malignas.  Es un centro asistencial y de perfeccionamiento para la recalificación de médicos y otros profesionales del campo de la salud en numerosas especialidades médicas y para médicas. http://www.bohemia.cu/2012/11/30/nacional/Ameijeiras.html

[3] El Hospital Calixto García es una de las instituciones de salud más antiguas y grandes del país, tanto en extensión como en atención hospitalaria. A lo largo de nuestra historia, hemos sido los pioneros en el desarrollo e implementación de diversas y novedosas técnicas, lo que nos ha hecho ser el Hospital Universitario por excelencia.  http://dirinstituciones.sld.cu/index.php?P=FullRecord&ID=3350

1 comentario:

  1. El hospital ameijeiras haaaaa el mejor hospital de Cuba ahí saque mi especialidad trozo de hospital donde estuviste

    ResponderEliminar