sábado, 9 de agosto de 2014

Salida hacia Nicaragua vía Honduras

Salida hacia Nicaragua vía Honduras en Abril de 1990, contacto con “El Chele Cesar”.  Dificultades de comunicación

Confundido con un equipo comando hondureño para conseguir secretividad y alimento.

Por Fidel A. Romero “Fidel Zarco”

La coordinación radial para esos contactos daba varias vueltas para establecer el contacto, pasaron 3 días para lograrlos y tener todo cuadrado según Rudi.  Esto generó alguna incertidumbre sobre lo seguro de establecer aquel conecte fuera de las fronteras nuestras. 

Un disparo de Aka alarmo a los del campamente, había sido a escasos cien metros de donde estábamos, un grito escuchado tranquilizo a los que formábamos el campamento: “Hoy habrá carne, le pegue al venado” fue el grito tranquilizador de Joelón[1].  Este era uno de los guías de la frontera, quien abrió el corredor que conectaba a la zona de Torola con Chalatenango pegado a la frontera en line recta desde el cantón la Orilla de soledad terrero y Chalatenango.  Hacer ese tipo de disparos sin previa autorización era considerado de gran indisciplina; sin embargo, en las condiciones de aquel momento, todo se valía y se hacían del ojo pacho con el deseo de comer carne fresca de venado. Hubo dificultad con eso ya que no era venado el animal victima de los deseos de comer carne, era una cabra lechera de un vecino, la cual siempre fue destazada y repartida entre la estructura después de pagar su valor al molesto propietario quien dijo era la única fuente de leche para sus pequeños.

El descanso con la abundante fuente de proteína hacia efecto medicinal en mi cuerpo, era privilegiado por la cocina por el sello que estaba en recuperación.  Después de 3 días a media tarde, Rudi informa que todo estaba cuadrado para ser recogido por el Chele Cesar el día siguiente al amanecer.  Un equipo de 4 compañeros estaba listo para salir a misión de trasladarme hacia el contacto considerado sumamente compartimentado[2].  Todos estaban perfectamente uniformados de verde olivo, botas junglas, fusil M16 y mochilas militares de origen USA al igual que cualesquier equipo enemigo de infiltración de los que usaba en secreto a profundidad de nuestra zona.  Nos despedimos De Tita y todos los compas antes de salir, aun había un par de horas de luz solar para caminar hasta obscurecer antes de llegar a la frontera.

La marcha era despacio con todo rigor de seguridad de una marcha militar, recuerdo dentro el nombre de tres de mis acompañantes: Chico, Tulio y Mendocina.  Tulio era el explorador y Chico el jefe del equipo.  Nos desplazamos tratando de no dejar huellas a nuestro paso, minimizando el ruido para no complicar al explorador en su tarea, descansamos una vez para llenar la cantimplora de agua y tomar un café helado con azúcar, hasta que llegamos a una parte donde se miraba una luz de candil a una distancia de unos 500 metros.  Este es el Lugar dijo Tulio.  Esperamos mientras Chico iba hasta la luz para preguntar si estaba el contacto, después de media hora regresa desanimado para decir que nos regresaremos porque el contacto no estaba en la casa.  Hubo un momento de incertidumbre durante el cual nadie hablaba, hasta que dice Chico:
-Creo que ya descansamos más de una hora, podemos regresar ya para evitar seamos detectados, nos iremos por el mismo camino ya que esta explorado por nosotros mismos y sabemos que está limpio.

-Alguna interpretación equivocada ha habido en relación al contacto Chico.  Pienso que el Chele vendrá mañana sin falta.  Lo mejor es que ustedes se regresen ya, avisen a Rudi que me quedé encharralado esperando por 24 horas.
 
-Yo no estoy autorizado de dejarlo solo en este lugar, no estoy seguro sobre las condiciones para que se quede ¿Qué pasaría si no vienen mañana?
-No te preocupes Chico, este lugar es boscoso y con facilidad se puede esconder en estos charrales, es cuestión de no moverse y borrar huellas.

-No me dijeron de variantes, solo de que mi misión terminaba al entregarlo al contacto.
-Bien Chico, yo te autorizo para que te regreses, asumo toda la responsabilidad de lo que me pase, yo esperare aquí mientras tú con tu gente informan a Rudi que arregle el reconecte que estoy esperando en el lugar indicado.  Con esto disminuimos riesgos.
-Entonces le dejare a dos compas para que lo acompañen, ellos son conocedores y pueden sacarlo en caso una emergencia.

-Me parece mejor ese plan, seriamos 3 armados enmascarados en este lugar, pueden regresarse y así estarán antes del amanecer en territorio nuestro.
-Se quedaría Tulio y Mendocina con usted, ellos se irían al solo entregarlo con el contacto.  Les dejaremos el agua y un par de bolsitas de café listo para el día de mañana, esa luz que ven es la  casa de la base de apoyo que tenemos, no estamos autorizados a llegar de día donde ellos.
Las huellas fueron borradas para luego buscar lo espeso de un charral de Mora que estaba en el lugar y nos metimos debajo donde dormimos el resto de la noche.  El frio se hizo intenso en esa madrugada, el cuerpo sin el calor que produce el movimiento se hela con facilidad, el plástico amortiguo en parte la necesidad del calor que pudo más el cansancio que el frio quedando dormidos hasta el cantar de los gallos de las 5 de la mañana.  Sin movernos del lugar estuvimos hablando en secreto para tener algo preventivamente: movernos solo en caso muy necesario para nuestras necesidades fisiológicas, mantener observación sobre la casita de la base de apoyo, estar silencio y observar el lugar durante el día…, y en caso alguien nos descubría durante el día, dejar que yo manejara la situación mientras que el papel de ellos era apoyar lo que afirmara en el caso especifico que se presentara: Nosotros somos fuerza especial de un batallón hondureño, soy el jefe de equipo que maniobramos en el terreno, nadie debe detectarnos porque de lo contrario aplazamos el curso, yo cargo unos billetes de la moneda de Honduras que en caso de necesidad podemos usarlos.  Ustedes solo apoyan lo que yo diga en caso alguien nos descubre, ¿han entendido?...

- Si, pero en este lugar nadie se acerca, dijeron los dos compañeros.  Es la primera vez que hacemos esto, es una buena idea para no perder la caminata, ahora están obligados a venir por usted, pero que vergon que se le ocurrió esta idea.
-Ya veremos qué pasa durante el día, al llegar la noche podremos ir a la casita para buscar agua y algo de comer.

Era aburrido estar a la expectativa sin tener movimiento libres, en la medida el sol fue calentado también fuimos calentando el cuerpo.  El estomago empezaba a protestar por falta de alimento, en lo personal no era partidario de consumir café con agua azucarada por las medidas preventivas que evitaban acelere cardiaco.  Tipo 3 de la tarde un movimiento de civil fue detectado, andaba sabaneado un ternero, le gritaba y andaba acompañado de un perro, nosotros vimos inevitable seguir continuar en nuestro escondite no por falta de enmascaramiento sino que ante el olfato del animal prácticamente solo el ajo podría ahuyentarlo y no cargábamos para defendernos contra eso inesperado.  Luego empezó a ladrarnos el noble animal, luego su amo se acerca para verificar que había encontrado, al dar la vuelta me encuentra en posición de silencio con un dedo cubriendo en forma vertical mi boca.  El lugareño entendió de inmediato y regaño al animal que obediente se restregó en las piernas de su dueño.  Continúe haciendo señal para que se acercara a nuestro lugar y luego le dije:
-Buenas tarde Señor! Hoy es un día de buena o de mala suerte para todos, usted nunca debió encontrarnos si ese perro hubiese estado en su casa.  ¿Dígame su nombre y donde vive?
-Soy Eulogio Martínez para servirle, vivo cerca al otro lado de esa fila y busco un ternero para ordeñar un mi vaquita, dígame en que puedo servirle?
-Con mi equipo estamos en maniobra de subsistencia, nos escondemos durante el día y nos movemos de noche, al terminar dos semanas sin ser descubiertos tendremos la graduación del curso militar práctico.  Su perro nos detecto, es buen animal, el problema es que nadie debe saber sobre nuestra presencia, porque aplazamos y solo faltan 2 días para terminar, por seguridad nuestra tendremos que detenerlo con nosotros hasta terminar la maniobra de lo contrario aplazamos y seremos sancionados puestos en bartolina sin licencias por un mes.
-A nadie le contaré, ni a mi mujer, se lo juro pero si me detiene con ustedes alguien podría buscarme y descubrirnos a todos, mejor déjeme ir a buscarles algo de comer que deben tener mucha hambre.

-Es razonable lo que usted dice, no quisiéramos ocasionarle problemas con su familia, hay mas patrullas como nosotros en este terreno, la seguridad es ante todo y lo único que nos garantiza es tenerlo con nosotros hasta mañana por la tarde.
-Tiene mi palabra de hombre honrado que nadie sabrá, puedo ir a traerles bastimento para que coman por dos días.

-Mira Eulogio no podemos complicar más las cosas, es cierto que no hemos probado comida casera desde hace dos semanas para evitar contacto con civiles y no ser descubiertos…, me gusta creer en la palabra de personas pero mi deber es mantener la seguridad del grupo…, Qué le diría a tu mujer sobre el alimento que dices puedes conseguir par nosotros?
-Es fácil, ella sabe que todas las semanas visito a mi hermano que tiene una marimbita de hijos, ellos son muy pobres y les llevo algo de comer.  Ella ni preguntaría para que llevo el bastimento.
-Está bien Eulogio, has ganado…, la condición que te pongo es que vengas en 20 minutos, no traigas el perro, te pagaré los alimentos al tenerlos con nosotros y tu silencio.  Ni hoy ni nunca debes contar lo que has visto y hemos platicado.

-Me voy porque tengo que caminar rápido, les traeré queso y chengas más algotra cosita que encuentre.
Mis acompañantes no había hablado pero también habían escuchado la conversación, Eulogio los había visto dentro del charral, sabía que “éramos varios soldados en maniobra”.  Al desaparecer el lugareño dicen:
-Ya la hicimos, tendremos comida dentro de 20 minutos, ese Eulogio sintió confianza en usted por la forma en que le habló y lo mejor es que de El mismo salió de buscar comida, es buena persona.
-Creen ustedes que contará de  nuestra presencia?
-Se ve que tiene palabra y respeto a la autoridad como todo campesino y todo lo que hablaron es bien natural que así sea, no hay de qué preocuparse.
-Mi preocupación es que nos relacione con la base y en ese sentido estaríamos en graves problemas de seguridad en esta ruta y lo que se mueve.
-No creo que sea tan buzo para pensar que tenemos relación con alguna casa, de ser así no hubiésemos estado escondidos aguantando hambre…, nada de eso se le ocurriría a nuestro amigo Eulogio, la base continua limpia, nosotros terminamos el curso mañana y todo queda lo mismo en este lugar.

-Venga o no venga Eulogio, esta noche iremos a la base para hablar con ellos y darles algún criterio.  Espero que venga el contacto sin falta hoy por la noche.
Eulogio cumplió su palabra y fue muy puntual con el tiempo, el bastimento contemplaba queso seco y fresco, un cumbo lleno de frijoles sancochados y un poco de tortillas recién fabricadas, mas unos huevos crudos para ser tomados así si lo deseábamos, con la explicación razonable que no hubo tiempo para cocinarlos.

 Barriga llena corazón contento decían por mi cantón, fue el comentario hecho después de devorar la mitad de los alimentos traídos por ofrecimiento y voluntad de Eulogio, por más que quisimos pagarle no acepto los lempiras; sin embargo, nosotros insistimos que se los donábamos para su hermano que vivía con mucha necesidad, solo de esa forma fue convencido de aceptar el dinero.  Se despidió agradeciendo que no le habíamos detenido y reafirmando su silencio por entender que era una palabra empeñada a la autoridad.

Cuando obscureció empezamos a movernos hacia la luz de la casa, en el camino encontramos a otro campesino que iba por nosotros, al vernos sonrió y dijo:
-No sabía que habían venido anoche deben estar con hambre, ahí están esperándolos en la casa, llegaron hace 5 minutos.

-Alguien nos regalo alimentos y comimos a las 4 de la tarde, veo que todo va bien, los muchacho pueden regresarse después de algún guacal de café.
-Por supuesto que deben cenar antes de salir.


Foto tomada en algun lugar del oriente del pais en 1982.  El Chele Cesar con una ametralladora pesada acompañado del equipo de seguriadad de la pieza.  Foto proporcionada gentilmente por William "El Magirus"



Entramos a la casa donde estaba El Chele Cesar quien había ganado algunas libras de peso, al vernos se levanta y nos saluda alegremente bajo la observación de el otro compa y dice:

-Por la gran puta Fidel nos alegra verte, alguien está fallando en la interpretación de los mensajes, estaba clarito que era hoy y no anoche el contacto.  Menos mal que se te ocurrió quedarte de lo contrario nosotros también hubiésemos venido en balde hoy, el gran problema es que el reconecte dura una semana y así las cosas se van prolongando.  Este es el triste miembro del colectivo, somos 3, creo que conoces a Tino de cuando salía en las pangas en el sur en Jucuarán, El es el otro miembro.

-Te asienta bien la vida urbana Cesar, te veo más alto y fornido. Cuéntame cómo es el rollo para moverse aquí en este territorio.  Pero antes quizás es bueno arreglar el regreso de los compas tal vez podrían darle algo para calentarse el estomago, algo así como cafeína…
-Si hombre tenemos algo aquí para que cenen, el café ya está listo podemos seguir platicando mientras disfrutamos la cena, así avanzamos y ellos se regresan.
-Por mi parte solo agua fresca tomaría, no tengo apetito y estoy evitando el café.
-Quiero aclarar algo para ver si hay dificultades, Eulogio Martínez que vive al otro lado de esa fila acompañado de un perro nos descubrió hoy a las 3 de la tarde, el perro nos detecto y el siguió al perro para ver a que le ladraba.  Nos dijo que buscaba un ternero para ordeñar, hicimos todo un teatrillo para hacernos pasar como soldados en entrenamiento como fuerza especial y que nadie debía saber que nos había encontrado.  El asunto es que al final hasta ofrecimos detenerlo por 24 horas para nuestra seguridad pero al final negociamos bajo palabra de su silencio y fue a traer comida la cual no quiso pago, pero le dijimos que se lo regalara al hermano que el mismo dijo era muy pobre.

-Sí, ese señor no es lengón, es buena persona y vive al otro lado por la fila cerca de la carretera, tiene algo de ganado y el hermano es bien pobre.
-Lo informo para que estén al tanto, pero nunca sabrá que estamos relacionados con esta casa.
Santos Lino se toca la barbilla con expresión de estar analizando el incidente, sonríe y dice:
-La leyenda fue perfecta, el lugar es propiedad de El según parece y no hay relación con esta casa.  Supieron manejar la situación y hasta comida consiguieron y quizás más adelante hasta podríamos convertirlo en base de apoyo.

Luego de la conversada de rigor Tulio y Mendocita salieron rumbo a la Montaña a dar parte de misión cumplida.  Con Cesar y Jorge “El Triste” continuamos conversando para actualizarnos de cómo estaba el ambiente en lo rural la pregunta de rigor fue:
-¿Como estuvo el tope y Punto, Fidel?
Después de un silencio reflexivo de mi parte, entendí que Cesar estaba queriendo saber sobre resultados y sobre compas conocidos si habían sobrevivido a esa ofensiva, empiezo con un informe compactado diciendo:

-De eso se puede hablar mucho y poco a la vez, todo depende de que es lo que se quiera saber.  Tu estuviste en Usulután Chele…, pero Usulután en Marzo del 82 comparado con San Miguel en la parte de la dirección norte, nada tienen de parecido.  La parte donde estuvimos quedo prácticamente destruido por el mortereo y bombardeo a que fue sometido desde el tercer día.
-Cuantos días estuvieron?
-Diez días en la ciudad y un día en la periferia en Hato nuevo.  Sobre bajas no me preguntes porque yo las iba apuntando y al tercer día decidimos con Licho dejar de anotar porque era muy tétrico apuntar el nombre de tanto muerto, teníamos 50 muertos y otros tantos heridos; se que tu eres de la costa, tu sabes cómo regaban veneno los aviones en las algodoneras, pues de la misma forma lo hacían los Dragón Fly con su metralla y bombas a partir del tercer día, los helicópteros, el C47 y la carreta chambrosa.
-Que paso con los antiaéreos?
Chele Cesar.  Foto sacada del FB de su pagina recien abierta.  Será incrustada otra al encontrala, que es de sus tiempos de las concentraciones de fuerza que dieron origen a LA BRAZ.

-Esa pregunta debe ser contestada por la CG o el mismo Atilio.
-Por la gran puta Fidel! Ya no hablemos de eso, preparemos el viaje mejor.  Te traje una ropa y zapatos para que te cambies de aspecto civil, creo que te quedara bien, al llegar a Tegu tendrás que proveerte de algunas mudadas a tu medida y otras prendas que se necesitan; dormiremos aquí hasta las 4 y media de la mañana, nos trasladaremos en el vehículo que lo tenemos cerca de aquí, tus papeles son legales hondureños, solo tienes que aprenderte el nombre y lugar de nacimiento, nadie nos va a parar ero si pasa por aquello de la cochina suerte, ellos preguntarían solo al motorista que es Jorge, Este se onoce todo como barajársela.  Desayunaremos en Marcala en un restaurante algo de cache, tenemos que aparentar como si somos algo así como comerciantes, bien desayuno y luego hasta Tegucigalpa.  En Tegu, te quedaras en una base donde llevamos a una base de mucha confianza, nada de quemada que esta.  No faltaría más que esos hijoeputas te jodieran después de todo lo que has vivido en San Miguel.  Todo lo demás ya seria trabajo de Tino y Jorge hasta entregarte en la frontera con Nicaragua.





[1] Había sido parte de la estructura de cuando se fundo la zona de Torola.  Tenia cualidades de explorador, guía, gran nadador, gran puntería con su fusil etc.
[2] Era la ruta que había ocupado el equipo de CP al salir al exterior en a principios de mayo de 1988, también lo había ocupado Luisa en una incursión urgente hecha a la montaña para tener una reunión compartimentada con Marisol y Balta a finales de Dic. De 1989. También fue la ruta de entrada de los misiles tierra aire entre Diciembre de 1989 y Mayo de 1990.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario