lunes, 4 de agosto de 2014

Operativo Aéreo al Norte de Morazán

Respuesta en el picacho de Torola, socialización de experiencias Torola-Guazapa.
Por Fidel A. Romero “Fidel Zarco”

Ya hemos mencionado que la Z9[1], diseño su plan para responder a necesidades de estabilidad y conexión con el resto del país desde el oriente hasta el poniente del mismo.  De esa forma se tenía contacto con diferentes columnas, unidades, cuadros políticos y militares así como miembros de dirección no solo de la organización del ERP sino que del resto que conformaban el FMLN histórico.  El intercambio era florido y franco, se aplicaba lo que se adaptara a nuestras condiciones, en lo organizativo con las comunidades y en la parte militar con sus estrategias.  Asi fue posible crecer en experiencias. 

Estaba anunciado un operativo aéreo, habíamos sido golpeados por unidades llamadas PRAL o FEM, que ocupaban estrategias similares a las nuestras para dirigir ataques certeros aéreos a nuestra posiciones.  En ese marco sucede la embosca da a la milicia desarmada, desembarco de la laguna seca donde cayó la compa Roxana..., y otros ocurridos en Perquín, Arambala, Gigante, sabotaje al puente del rio Zapo etc.

Un  operativo aéreo empezó por el norte de San Miguel, se escuchaban las detonaciones del bombardeo, derribaron un helicóptero de los llamados popularmente la avispita canechera (Hiux 500), mensajes de Javier cuñita fueron recibidos sobre ocupar la zona para descansar estructuras agotadas por el operativo.  Llegaron unas 20 personas al mando de Moiseson de Jocoaitique, la zona les asigno la quebrada el toque para su descanso, además de proporcionarles un explosivita para practicar con las minas.  Tenía instrucciones de usar y estar siempre bajo los árboles y protegidos, usar los pocitos para el baño solo durante la noche, obtener alimento de la bodega durante la noche.  Esas medidas extremas eran aplicadas para evitar ser sorprendidos por el espionaje aéreo al que estaba siendo sometido todo el frente.  Preparaban algo al norte del rio Torola.

La estructura de campamento del picacho donde permanecía, había sido mentalizada para dar una respuesta al operativo aéreo, se hacían simulacros sorpresivos durante el día para medir el tiempo en evacuar el lugar ocupando vaguadas enmascaradas, dos enormes trabucos con alcance de 150 metros su metralla habían sido colocados en la punta del enorme macizo rocoso que a distancia parecía un gigantesco huevo enterrado en uno de sus extremos, un campo minado había sido colocado en mi champita que estaba en una altura dominante anexa.  Mi ubicación obedecía a nuestra readecuación al situación operativa y, al plan respuesta a la misma y a lo ocurrido semanas antes con saldo trágico para nosotros.

 Este plan respuesta, estaba en elaboración y preparación.  Por haber asumido el rol principal en la ejecución del mismo, con todas las medidas de enmascaramiento y protección física, se había edificado con lo mínimo para protegerse del sereno generando condiciones para la coordinación y excelente observación aérea esencial para la detonación oportuna del artefacto popular antiaéreo. Un cable de conducción eléctrica de unos 150 metros en cuya punta estaba a escasos tres pasos de mi puesto permanente de obcecación aérea.  Guillermo tenía otro como de reserve que lo detonaría en caso tuviera al alcance un helicóptero.
Todos esos simulacros y preparativos hacíamos cuando llego personal de guazapa, el jefe de la unidad era Mincho Landaverde, venia con 4 muchachos mas, para integrarse a estructuras del frente y uno para el refugio (Dario).  Se le informa de cómo estaba el frente y lo que esperábamos, vio los dispositivos y solicitó autorización para estar con migo mientras escribía unos folletos sobre explosivos que le habían encomendado.

-Me gusta este campamento comentaba, fíjate Fidel que la operatividad tuya en esta zona se parece un poco a la de Guazapa, siempre hay algo que hacer y preparar para joder al enemigo, es el mejor lugar para mi, en todo sentido, intercambiamos, me relajo, mantengo el contacto con los compas, me gustan los simulacros que mejoran cada vez, y quiero ver los resultados para cuando llegue.  Ustedes si están preparándose, fíjate que ni siquiera vas a la cocina, solo te falta algo  para tener todo completo.
-Que cosa Micho?
-Mira, voz sabes que a uno siempre le queda la maña de control del terreno con la fuerza, lo que aquí hace falta es un equipo con radio ubicado entre este lugar y el volcán, que le permita tener control visual de que es lo que pasa en tu campamento.  Ese equipo debe ser huevudo, que no se despiche al ver helicópteros o desembarco, si tu bajas ese helicóptero, ten por seguro que en 10 minutos máximo tendrías un bombardeo horrible seguido de helitransportados.

-Fíjate Micho que tienes razón, solo hay tres puntos para desembarcar cerca de aquí: uno precisamente entre el volcán y Este punto, otro es la cancha Del pueblo y el tercero es el amate. El pueblo también tiene una placita donde aterriza helicóptero, pero ahí no es de interés por esta sin estructuras nuestras. La persona indicada es Simón con su unidad guerrillera. 
-Bueno, si Habrá desembarco entonces preparemos mas este lugar: dos posos de tirador, protegiendo tu champita, 4 minas de pateo y un casa bobo de los que han hecho famosa esta zona, un fusil G3 con explosivo.
-Mañana mismo empezaremos a agregar todo eso y seguiremos con los simulacros.  Le enviare a Simón ya un mensaje para que este temprano en la cueva de maragua con su unidad, también visitare a Moiseson para ver como sigue su entrenamiento con los campos minados, es cuestión que tengan algo en que entretenerse, venían bien aflatados por lo del operativo aéreo en su zona.
-No jodas y ahora se la echarán doble, porque al terminar con ellos vienen para acá.
-También ellos nos llevan esa ventaja, ya tienen experiencia de ese tipo de operativo, si tienes tiempo, me gustaría me acompañaras a eso temprano en la mañana.

-Sí, quiero ir, así amplio mis relaciones sociales en Morazán.  De esta forma trabajamos en Guazapa, analizamos, sacamos conclusiones y actuamos.  Así se siente el avance en los planes y en la Guerra, lastima la gran desigualdad en la acción que existe en el F4, aquí mismo lo podes ver en este frente que muchos se han acomodado a la tranquilidad que da la zona.  Este operativo va enseñar o terminara de aflatar a los de la retaguardia profunda.  Ellos han perdido el reflejo y picardía que tiene la gente de continuo roce con el peligro, el olor al aceite y pólvora del enemigo.

Aquel lugar había sido seleccionado en una altura camuflageado con visión dominante hacia el lugar del trabuco, había una tupida arboleda y un camino Viejo casi perdido que conducía hacia el volcán, era deshabitado de civiles, habían dos champitas, una pequeña que usaba Estela de comunicaciones y una más grande donde podíamos estar de pie adaptada con dos canapé con un tablón al centro que servía de mesa.  Con Mincho pasábamos en grandes tertulias socializando lo conocido de Morazán y Guazapa.  Abajo, unos 300 metros estaba el taller de explosivos, la cocina y el equipo de seguridad coordinado por Pompilio Chele.  La comida subía una vez al día, era algo difícil el acceso por unas escalas que se habían hecho para subir en forma de caracol sobre el paredon casi vertical, hasta la cima donde nos encontramos. Al rumbo norte habían unas cuevas inaccesibles que podían resistir cualesquier bombardeo.  Hacia ese lugar tardábamos 90 segundos en llegar corriendo desde el lugar de la champita.

Vimos a Simón y su unidad en Maragua, había un paredón que le decían la cueva, un lugar de recuerdos porque había un horno de hacer pan, ese lugar había sido escenario de una trampa casa bobo donde había sido golpeado un grupo del batallón paracaidista.  Simón con su sonrisa característica que no se sabía si bromeaba o ponía atención, se le explico el plan en general y la parte a cubrir con su gente dentro del mismo:
-Tu misión es atacar a las tropas cuando vengan a recogerlas, no antes porque es necesario que lleguen hasta mi campamento, ahí tienen una Buena recepción.  Tu prepárate para resistir algún bombardeo de raquetazos, tu mejor defensa es que no sean detectados, prepara trincheras y posos de tirador enmascarados que estés a menos de 200 metros de los helicóptero. Dispararas al último cuando este a unos 15 metros de altura, por ninguna razón llegues a ver el lugar aunque escuches explosiones.  Alguna pregunta?

-Esta fácil hombre, si tuviese una ametralladora M60 fuera mejor.
-Te recuerdo Simón que nosotros somos unidades guerrilleras con escasos recursos pero con una creatividad enorme.  Mientras no empiece el operativo, puedes hacer reconocimiento sin retirarte más de 200 metros del predio donde pueden aterrizar.  Hay campos minados, ocupa solo los caminos y lugares que te he dicho.
-Si hombre, voz me explicas como si fuera principiante, yo con poco entiendo.  Mincho se rie y agrega:
-Fíjate Simón que no esta demás toda la explicación de Fidel, las unidades guerrilleras son tan valiosas que cada persona que cae, es una gran experiencia que se va, no todos entendemos el accionar guerrillero y, ustedes se han desarrollado en este campo.
-Bien Simón, la mitad falda entre picacho y Volcán son tuyos, no te pases de tus limites y todos estaremos bien. Al iniciar el operativo solo hay que ocupar la obscuridad para bañarse y abastecerse de alimentos, la cocina solo trabajara de noche.  Tendrás un radio carpintero para que nos comuniquemos y uses el de dos metros solo en emergencias.

Fue de alegría vernos con Mincho visitándoles, Moiseson era un activista político de gran trayectoria muy conocido por todos lados.  Tenía una queja contra el explosivita:
-Nosotros hacemos las practicas pero por favor, dile a Pedrito que le quite los fulminantes[2] a las minas hombre, nos hemos salvado de los helicópteros y no es justo que perdamos una pata con esas minas.
Mincho ríe a carcajadas y dice:
-O sea que las prácticas son reales, eso esta vergon, pero aun no han explotado o sea que están aprendiendo?
-Y la canillera de perder un pie pues, todos nos fijamos, creo que ya es suficiente de tanta práctica, nosotros no ocupamos minas por donde trabajamos. Los practicantes no sabian que los fulminantes eran falsos.
-Se ve que han aprendido a camuflagear y detector minas.  Aquí hay bastantes campos minados, les pido disciplina y mantenerse en los lugares que se les han asignado.  Si ya no les gusta este lugar, pueden ocupar el manzanar de la parra de bambú donde estuvo prensa, ahí hay agua y buen follaje, el otro lugar es el manzanar de la casa blanca, hay abundante agua y cobertura también.  Recuerden no usar los caminos abiertos y las Fuentes de agua durante el día.  No tardaran en llegar al frente según dice la base operativo.  Nosotros tenemos un plancito para recibirlos.  Si necesitan medicina vayan donde Libertad que tiene la clínica cerca de aquí.

_Nosotros no somos lentos, el brigadista ya fue a buscar cosas que necesitaba.
Continuamos preparando el plan: Golpear un helicóptero con los trabucos con lo cual se provocaría un desembarco a mi champita, donde habrían minas y un casa bobo; además, si aparecían por el lado de Guillermo  explosivita, se encontraron con una mayor cantidad de minas, prácticamente habían dos cebos trabajando en forma complementaria para provocar el desembarco.  El trabajo de Simón era como un vendaje si podía ametrallar a los soldados a escasa altura al ser recogidos de tierra.  Paralelamente a todo eso, había un tiempo para todos evacuar el lugar incluyendo cocina, taller y seguridad.  Mi movimiento era independiente hacia otro farallón con una cueva inaccesible  para todos menos para nosotros que habíamos descubierto un lugar para llegar.

Empieza el operativo, los helicópteros se cruzaban todas las rutas del frente, las calles, las vaguadas.  Donde sospechaban campamento se iban con todo saturando con metralla y rocket el lugar hasta desembarcar para confirmar, las comunicaciones son silenciadas inclusive los vía carpinteros.  Era evidente que las estructuras habían sido sorprendidas y el único plan era protegerse en las quebradas.  Con Mincho observábamos la rutina, la hora que empezaban y terminaban en el dia.  Después de 8 días, hubo un intenso ametrallamiento continuo de unos 5 minutos en la calle del volcán Torola.  Mincho comenta :
-Ya tocaron nuestra zona, ese ametrallamiento es la gente de Moisés, algún compa fue al pocito y la encontró bañando el helicóptero, esa es baja segura.  Ahora vendrán mas seguido por este lado con esa Victoria.

-Hay Mincho, duele que la experiencia tenga que entrar por la piel, veremos que dice Moisés.  En efecto, la base paso un mensaje por carpintero que decía habían ametrallado a dos mujeres bañándose en el pocito del amate.
Recordaba las palabras de Roxana un día en la cima de ese volcán: los helicópteros me van ha matar usted va a ver.  Ahora teníamos dos razones fuertes para apostarle al plan, habían tocado nuestra zona y se cruzaban el frente como Juan por su casa, no había Resistencia y habían matado dos compañeras, aparte de lo hecho en semanas anteriores en el desembarco en la laguna seca con la emboscada a la milicia quedando un saldo de 6 muertos con 8 heridos.  Ahora teníamos dos muertos agregados en la zona, habían aniquilado a personas indefensas, nosotros que estábamos preparados para recibirlos, no llegaban, el paquete de baterías que era la fuente de energía del artefacto de Trabucos quedaba a 3 metros de mi canapé detrás de una gran roca.  Todo lo teníamos preparado, solo faltaba que pasara el helicóptero en ruta y al alcance de nuestro donde teníamos el dispositivo casero antiaéreo.
 Al obscurecer uno de aquellos días de octubre de 1986[3], veo algo inusual en Mincho.  Este, entra con su lámpara para no tropezar en aquella estrecha oficina-dormitorio no. Veo su cara una expresión extraña, tenía sus ojos casi saliéndose de sus orbitas, sin parpadear, pálido hasta que con gran esfuerzo dice:
-No te movas, estas en gran peligro, una culebra esta a 10 centímetros arriba de tu cara, está sacando la lengua, te olfatea.  Al principio creí que era una broma para asustarme, al ver que no cambiaba la expresión sin parar de decir frases descriptivas del inminente peligro, decido obedecer por si acaso y le respondo:

-Puedes calmarte porque los animales olfatean el olor a la adrenalina que desprenden los que están con temor y el asunto es que te puede atacar de un salto.
-No estoy bromeando, oís el ruido sobre tu cabeza, está en retirada.
Ese día Mincho, saco sus cachivaches de su canapé para tender y dormir bajo de un árbol, era cierto, las culebras le daban un temor patológico llamado: ataques de pánico.

A las 5:30 en punto, empiezan los patrullajes, coronaban el volcán Torola, seguían por la vaguada del toque, continuaban por la calle hasta San Fernando, merodeaban la frontera por el alguacil, daba la impresión que exploraban el lugar para detector posibles campamentos.  Estudiaban nuestra zona, empiezo a entusiasmarme, le grito a micho que se ponga listo porque luego van a tronar los Trabucos. Corro a tenderme a la roca, escucho el helicóptero proveniente del volcán en dirección al huevo enorme llamado picacho donde está el artefacto esperando, va en dirección a unos 80 metros sobre, está en la señal en dirección donde fue calculado con Guillermo era el momento propicio del disparo, uno los alambres y explota, se ven los fogonazos enormes rojo que lamen la pansa del helicóptero.  Este, hace un giro involuntario como si practicara un clavado en una piscina, grito de la emoción esperando la explosión al desplomarse, no cae y sigue volando a escasa altura rumbo a Carolina dejando una estela de humo en la trayectiria.  Guillermo, explota el suyo también sin objetivo cerca. Mincho se acerca con su mochila y fusil y dice:
-Que paso?, Le disparaste?
-Se fue Mincho!, no cayo, pero se fue averillado[4], es posible que se estrelle en algún lado.  Mincho vuelve a abrir sus ojos como si viera nuevamente a la culebra y dice gritando:
-Que esperamos? Vámonos a la mierda ya, en 10 minutos tendremos un desembarco en este lugar, eso es lo que quieres y eso tendremos, pero nosotros vámonos ya!



Reacciono de mi estupor y,  Corrimos los tres hacia nuestro refugio en otro farallón.  Solo se escuchaban el ronronear de helicópteros merodeando el área hasta escuchar varias explosiones en nuestra champita de la culebra después de unos 20 minutos de haber abandonado el lugar. Escuchamos dos estaciones llamando a la nuestra, era la base y Simón que tenían mensaje, no había forma de contestar debido al chasquido que hacia el radio podría ser escuchado.  Sin embargo, el ruido de helicópteros que había atormentado los 9 días anteriores a todos los habitantes que compartíamos el territorio del norte de Morazán estaban desapareciendo.  
El silencio y calma envolvía el lugar, Estela habla en secreto y dice pendiente para preguntar si puede recibir mensaje de Simón.  Quien informa haber encontrado huellas de sangre, una champa quemada.
Sin pensarlo digo: Dígale que nadie se mueva, hasta que yo llegue.  El mensaje indicaba haber hecho lo que no debía.  Mincho escucha y observa para decir:
-Yo escuche 3 explosiones y habían 3 minas y el fusil casa bobo.
-Mincho en ese lugar hay una mina sin explotar y varias abajo en el taller, la gente de Simón no conoce ese lugar salgamos de inmediato, el operativo es historia.  Se han dado cuenta que era una trampa y se fueron.
Recorrimos con paso acelerado la corta distancia hasta el lugar dejado media hora antes.  Simón estaba a 20 metros en el lugar menos posible de estar minado, su unidad estaba a mayor distancia.  De inmediato detectamos la mina sin explotar desactivándola al instante, luego todos pudimos ver con detalles aquel lugar.  Había sangre en diferentes puntos, fragmentos de fusil G3 regados por diferentes direcciones.  Simón comenta:
-Ya sé que me prohibiste venir a este lugar, pero desobedecí la orden porque voz no contestabas y creí que te había pegado algún rafagazo del helicóptero, por eso vine a ver, pero todo salió vergon, les dispare ráfagas cortas y solo echaba chispas de fuego ese animal y se fueron.
Comprendí la lealtad de Simón, viejo zorro de mil combates, experiencia viviente.  Esa era la casta de los compañeros de la época, sin reparar el peligro propio que podía llegar hasta la muerte sin importarle para contribuir a salvar al compañero o al jefe.  Hablaría bilateralmente para agradecer el gesto, toda su unidad se veía orgullosa de su papel cumplido en aquella misión victoriosa de la zona.  El radio musiquero conectado a la hebra de alambre llamaba, es indicado atenderlo:

-Conteste el calpintero Estela, informe que todos estamos sin novedad.
-La base quiere hablar con usted.
-Diga que luego les llamare, si tienen mensaje que lo pasen.  Algo inusual estaba pasando, por lo general se hablaba pelado por las líneas del carpintero, el mensaje decía:
-Un capitan que estaba al mando del operativo aéreo en el frente fue muerto por una trampa explosive en un campamento simulado en Torola.  Firma Alberto.

-Enterado, responda que no era campamento simulado, que fue en mi campamento donde desembarcaron pero que todos estamos sin novedad, avise a Guillermo que regrese a desactivar las minas y la gente que regrese hasta Nuevo aviso.  Estos señores aun pueden tomar represalias hacienda un bombardeo relámpago a este lugar.  El operativo que solo cesaba en horas nocturnas, ese dia termino a las 08:00 horas con un helicóptero averillado y algunas bajas producidas en el desembarco que activo tres minas y un G3 casa bobo dejado junto a una pala y una mochila en un poso de tirador a medio construir, como parte del teatro para hacerles creer que habíamos salido huyendo dejando esos pertrechos abandonados.  Mincho observaba el lugar, analizado los resultados en la propia escena de la acción y dice:
-Ahora lo pensaran dos veces antes de desembarcar en este frente, nos quemaron la casita.  Pero viéndolo bien, nos hicieron un favor porque había una culebra ponzoñosa que ni te dabas por enterado.
-Esa culebra de anoche, fue un aviso de alerta Mincho, no creo que se haya quemado, debe estar en algún lugar cerca de nosotros
Un mensaje informativo fue elaborado para la base: Se disparo un artefacto de trabucazos a un helicóptero en el picacho.  Este perdió altura dejando humo a su paso rumbo a Carolina, desembarcaron tropa 20 minutos después, ablandando con ametrallamiento y raquetazos primero.  Explotaron 3 minas de pateo y un fusil G3 casa bobo, el lugar quedaron múltiples huellas de sangre, todo el personal del campamento esta sin novedad, era un plan preparado una semana antes de iniciarse el operativo, firma Fidel




[1] Conspirativamente asi se llamaba a la Zona de Torola.
[2] Es el encendido que inicia una reacción instantánea en cadena produciendo la explosión.  Eran fulminantes ficticios, ero Pedrito no les había dicho.
[3] Es recordado porque se dio el terremoto en la capital salvadoreña, un dia al mediodía escuchaba noticias en la emisora KL cuando quedo en silencio, de inmediato se estremeció el lugar.
[4] Se recibio reporte que con un chorro de humo, voló a baja altura hasta hacer un aterrizaje forsoso en Carolina.  Los habitantes de la zona vieron y lo reportaron.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario