jueves, 7 de agosto de 2014

Tres meses en La Habana (Parte 4)

El Abrahán Lincoln frente al Malecón, explorando la vida de la ciudad por mi cuenta, los anfitriones descontentos

Por Fidel A. Romero "Fidel Zarco"

La habitación era amplia y cómoda en la quinta planta del hotel Abrahán Lincoln en la Habana vieja, era lujoso, de 5 estrellas.  Esta había sido la elección siguiendo la orientación de Will Y Manolo para tener más independencia y ver lo que un quiera es mejor elegir un Hotel.  El encargado de protocolo del partido hizo un gesto no muy complacido por mi elección y dijo:
-Oye chico respetamos tu elección pero nos metes en un problema de seguridad, si algo te llegara a pasa tendríamos que tener una buena razón para explicar a nuestros responsables y a los tuyos.
-Vengo de estar 9 años de una guerra civil, de batallas bien disputadas con todos los medios posibles…, y no creo que en la habana capital del primer territorio libre en América vaya a pasarme algo fuera de serie.
-Eso es cierto Chico, pero uno nunca sabe de donde no se espera llega.  A ver dime, ¿Cuáles son los lugares de interés para visitar?
-Siento necesidad de visitar y compartir con los compas, los lisiados, como viven y que hacen; también me gustaría ver cómo funciona el sistema de salud que han construido, el impacto de las políticas que ha definido la revolución en la salud; también estoy interesado en ver la situación de la educación desde parvulario hasta nivel superior universitario y especialización, ver lo de la producción de los biológicos..; Palpar como trabajan los obreros en las fabricas cuales son las dificultades en la cualificación laboral; además, estoy interesado en cómo funciona la seguridad desde la comunidad y como se complementa con la del estado.
El jefe del equipo de protocolo al escuchar lo que decía saco de inmediato una libretita y empezó a escribir atropelladamente, habría sus ojos y daba una expresión de que estaba evaluando mis interésese en conocer.  Al notar eso suspendo mi lista esperando su comentario que llega después de su expresión de admiración.


-Oye chico, has mencionado todo lo concerniente a los interese de un dirigente revolucionario.  Tu partido tiene enorme cantidad de cuadros, he visto la gente de ustedes en el campamento de compañeros lisiados que son muy buenos y se desarrollan como cuadros, en la escuela política para revolucionarios latinoamericanos hay gente también con visión estratégica.  Ustedes no tendrán las dificultades nuestras en la reconstrucción, tienen demasiados cuadros.  Ese muchachillo Will, es un cuadraso, los felicito chico pero para ir detallando tus intereses los tendré en cuenta y solo me llamas con un día de anticipación, yo saldré contigo siempre y en el último de los casos vendría mi segundo del equipo.  Me gustaría que te dieras una cruzadita a la escuela política de cuadros, les vendría bien una conferencia magistral tuya, siempre tratamos que la gente tenga menos teoría pero tú sabes que no todos tienen la experiencia de ustedes.  Tu estas interesado en cómo funciona la sociedad cubana y como es el impacto de las políticas de estado que se han impulsado desde el triunfo,…Que lastima que no elegisteis estar en una casa de seguridad, ahí se nos hubiese facilitado todo, aun es tiempo nosotros tenemos reservaciones en los Hoteles para casos eventuales como el tuyo pero puedes dejarlo e irnos a una casa que tiene todas las condiciones hasta un carro a disposición para las salidas diarias con chofer y todo.
-Agradezco todas las intenciones de ustedes pero también quiero ocupar tiempo en ver cosas por mi mismo en diferentes rumbos.
-Ahí está la cosa que es un problema de seguridad para ti y para nosotros Chico, cuando menos te diría que salgas con alguno de los compas y también nosotros podemos venir y llevarte a donde quieras.
-No se preocupen que trabajare de cerca con Will, me dio su teléfono y dijo que tenía un carrito que también podíamos ocupara para necesidades de movimiento.  Pero también veré cómo funciona el trasporte púbico, nunca había visto esos buses tan largos y quiero viajar en ellos.
-Oye chico, cuando hagas eso, por favor identifícate con el motorista y dile para donde viajas, El tiene el deber de guiarte y no perderte, te darás cuenta y cualesquier cosa aquí está esta tarjetita que la puedes mostrar también y diles que eres mi invitado.  Ellos entenderán.
Ya me estaba cansando aquella conversación con tantas recomendaciones, todo era que no les parecía que viviera en el Hotel, yo quería andar libre viendo lo que yo quería y Will Podría ser mejor acompañante por conocer el lugar desde hacía años; además, no sentía confianza ante tantas atenciones que interpretaba como si detrás de ellos había un interés que no conocía, lo mejor era tener un poco de distancia mientras me asesoraba mas con Will para lo expresé:
-Los primeros 10 días creo estaré bastante ocupado con los compas y Will, tanto ellos como yo tenemos algo en común que venimos del frente rural y ellos están ansiosos por actualizarse de cómo está por aquellos lados y por mi lado estoy curioso en conocer sus experiencias y formas de trabajar por acá.  Tendré en mente las recomendaciones, la tarjetita, el número…, y les confirmare después de hacer la agenda con Will.
-Como quieras chico, ahora te dejamos para que subas a tu habitación, aquí tendrás derecho al alojamiento y dos tiempos de alimentación, tendrás un dinerito base para tus gusticos durante el día, Will te dará ese presupuesto pero si necesitas mas no dudes en decirnos heee!!!.
Los anfitriones se fueron al final, me dirigí a la habitación al reconocimiento habitual de mi pernoctada la cual parecía soñada para un ejecutivo con todas las comodidades, un gran ventanal con vista al Malecón y la bahía de la Habana desde donde se podía contemplar todo: transeúntes, vehículos, muchas olas marinas y el intenso azul del agua confundiéndose en el horizonte con el cielo.
Durante la cena había un señor de avanzada edad tocando un piano, interpretando piezas con excepcional maestría, no había tenido antes esa experiencia de estar en un Hotel 5 estrellas, invitado por alguien y escuchando música mientras esperaba alguien me sirviera la cena.  Una de las empleadas que llevaba una sopa al momento de dejarla sobre mi solitaria mesa dice:
-Algo especial para tomar, pide lo que quieras chico?
Recuerdo que mi favorito jugo de frutas había sido el de Papaya, pocas veces lo había saboreado en San Salvador porque era caro para mi bolsillo, pero siempre recordaba ese gustito y las comilones de Papaya que daba de pequeño en la casa del Taburete Claros donde crecí con mis hermnos/as y mis progenitores.  Mi padre era alguien muy aplicado a sembrar árboles frutales en el solar alrededor de la casa.  Recordando esos tiempos le digo a la empleada:
-Bueno, pensándolo bien me gustaría un licuado de papaya…-
-¿Puedes repartír eso chico por favor?
Me extrañó la respuesta, pensé que había hablado muy suave o ella estaba distraída y le digo con énfasis:
-Me encanta el licuado de papaya, es posible tener uno ahora?
La muchacha se puso a reír como si alguien le había contado un chiste, luego se puso algo roja de su cara, llamó a otra compañera para que escuchara y dijo:
-Mira! El joven desea después de la cena un licuado de papaya, dice que le encanta eso.
Ahora eran dos quienes se reían como si les hacían cosquillas, a tal grado que los paseantes de las mesas aledañas empezaban a fijarse y los que habían escuchada también se reían.  Empecé a pensar que algo había dicho que había provocado aquel alboroto en las muchachas que se extendía por toda la sala, por lo cual tratando de aclarar dije:
-No entiendo porque ustedes se ríen tanto, ¿He dicho algo que sea chistoso?
De inmediato ellas hicieron esfuerzo y controlaron el ataque de risa y dijo una de ellas:
-¿Tú no eres de cuba chico?  En Cuba la papaya es la vulva, la que tenemos las mujeres en medio de las piernas…, te imaginas lo que tu estas pidiendo, eso es lo que nos da risa porque con toda inocencia tu lo dices y lo repites.  Creo que tu quieres es licuado de fruta bomba, acompáñame a la alacena y ter mostraré si tengo razón.
Empecé a sentir las miradas de todas las personas del comedor, caminé con las chicas hacia la alacena o el almacén de frutas que abastecía a la cocina del hotel donde había cantidad de todo tipo de frutas y entre ellas estaban las papayas.
-Esa es la papaya, de eso es que quiero licuado todas las cenas y de ser posible también en el desayuno.


-En cuba eso se llama fruta bomba y te daremos el licuado de fruta bomba.
Esa fue mi primera experiencia en aquel hotel, esta experiencia la he contado algunas veces y ahora la escribo en esta historia.
Después de cenar caminé hasta el lugar de la música para ver de cerca al señor encargado de deleitar el oído mientras cenábamos.  Mi sorpresa fue encontrar a un señor avanzado en años sentado frente al teclado que movía sus manos y dedos en forma veloz, el señor casi con sus ojos cerrados, parecía que disfrutaba cada nota y movimiento como si dormía en medio de aquella sinfonía, lo observé por un momento hasta que se dio cuenta de mi curiosidad y dijo:
-Es todo por hoy, espero continuemos mañana a la misma hora.
El anciano músico, se levantó y se fue por la puerta principal.  Continúe observándolo por un momento hasta verlo cruzar la calle y entrar a una de las casas vecinas frente al hotel.  Luego regresé a mi habitación ocupando el ascensor que me deja a las pertas de la habitación, llego al ventanal para observar la vida nocturna que me permitía el lugar desde aquella panorámica. 
Temprano el día siguiente y después del suculento desayuno conduzco mis pasos a la sala de entrada donde ya esperaba Will para pasar el primer día fuera del lugar sin la supervisión de algún vigilante que pudiera tener el Hotel, ya que dada la insistencia de los anfitriones era de suponer que dentro de los empleados tendría a algún miembro de seguridad para personas que como en mi caso eran invitadas del partido.
Will conducía un carro modelo bastante viejo por la estampa del carrito y le digo:
-Este carro tiene una estampa de viejito Will, ¿Crees que no falla para algunas saliditas que hagamos?
Will ríe y dice:
-En Cuba es muy raro ver carros en buen estado, esto es una isla que tiene un bloqueo comercial desde el triunfo de la revolución, lo nuevo que había son los carros Lada que vienen de donde antes era el COMECOM que se desmoronó hace unos meses.  Los otros carros son de la época de antes del triunfo estamos hablando de 30 años o más, los cubanos se las arreglan con remiendos para hacer que funcionen los medios que tienen y dicen que hasta el transporte público empezara a fallar por la falta de buen mantenimiento y la escases de repuestos y combustibles que se avecina.  Este carrito vieras como nos saca de agüite y nada que falla porque es guerrillero de los de oriente.
-Bueno, tú conoces todo este rollo aquí, lo del carro solo fue un comentario para tener información que tu conoces.  En lo personal prefiero caminar para ver todo, lo único que caminando no es mucho lo que podemos ver por eso fue mi comentario.  Ayer me tenían algo aburrido esos señores del protocolo que prácticamente querían convencerme que cambiara de opinión sobre mi residencia..Etc.
-Ellos así son no les gusta que sus invitados estén expuestos a la libre en la calle y argumentan lo de la seguridad ante todo y que les dijiste para dejarlos tranquilos?
-Les dije la verdad: que venía de una guerra abierta y que no pensaba que en territorio de una revolución triunfante consolidado hubiese peligro para mis huesos y luego que estaría 10 días con los compañeros para poder actualizarnos de todas las experiencias de cada quien. 
-Los cubanos han tirado la casa por la ventana por nosotros atendiendo a todos los lisiados, cuando visites el campamento te darás cuenta o tendrás ideas de todo lo que han invertido en nosotros.  Te llevare a mi lugar de vivienda, ahí podemos ver lo de tu agenda y hablar un poco de lo que sea.
-Cuando era niño escuche una frase en mi cantón: “no hay amor sin compromiso”…Debe haber algo detrás de todo eso no solo la solidaridad Will, ellos son una revolución bastante aislada por el sistema de gobiernos que domina el mundo, la caída del muro de Berlín debe tenerlos en aprietos para comercializar.  En fin ese es terreno que poco lo conocemos nosotros, solo sabemos de las condiciones internas que hay en el país nuestro con la solidaridad internacional que sostiene esa lucha; sin embargo, esa solidaridad de gobiernos como Cuba y Nicaragua, es algo bajo de agua o solapada por los problemas que enfrenta de aislarse más…, te digo porque hasta hay convenios para presionar en ese sentido.  Ese es el rollo del político diplomático del exterior.
El carro continuo por la calles dando diferentes cruces y tomando una calla casi paralela a la playa, entro a un enorme túnel que nunca antes había visto uno…, Will se ríe y dice:
-De esto no tiene El Salvador verdad?  Yo no lo conozco pero quienes saben me han dicho que solo tiene el pequeño túnel de pocos metros de la carretera del Litoral, pero nunca como este que pasa debajo de la Bahía para unir la ciudad la parte este al centro histórico de la habana vieja.  Dicen que antes había que dar un rodeo de casi 40 kms para llegar al centro histórico, hoy solo es de pasar este túnel que tarda como un minuto.  Dicen que es de las obras que dejó el dictador Batista, es de las maravillas de Cuba. 
-Nosotros solo teníamos el Puente de Oro sobre el rio Lempa[1], pero la guerrilla lo derribo en un operativo en 1981.  Brito un explosivita que perteneció a las FPL, comento en Torola que El fue parte de ese equipo de zapadores, llegaron en canoas para poner las cargas en las columnas, no había casi vigilancia en ese entonces…, luego detonaron las cargas y el puente se sentó sobre el agua;  decía también que Marcial había dado la orden porque tenía un operativo algo apretado en la zona y El ahí andaba.
Luego de la travesía del túnel, a unos 20 minutos más llegamos a la casa de donde Will vivía, entramos y dijo:
-Esta es tus casas, puedes venir cuando quieras, de este lado de la ciudad viven bastantes compas, están por llegar algunos que se acuerdan de ti y les conté que vendrías.  Podríamos aprovechar para ver cuáles son tus intereses en este lugar para ver como los cubrimos.
-A decir verdad Will, yo estoy aquí prácticamente por decisión de la dirección, por mi gusto estuviera en Morazán; sin embargo creo que sería bueno aprovechar ver algo si tenemos la oportunidad y te lo diré en su orden: el campamento de lisiados, cheque de salud, ver como es el trabajo que ustedes hacen en la habana, visitar algunas personas como Charito la niña que dejo Gina, conocer alguna Universidad, ver algunas fabricas las condiciones de trabajo que tienen los obreros, alguna hacienda agropecuaria, ver el sistema de salud como funciona y también cómo funciona el control territorial con los comités de barrios, ver las calles visitar algún centro histórico o museos.
-Eres un invitado muy curioso, mira algunas cosas tendrías que hacerlas con tus anfitriones como es la visita a los centros productivos.  Es bueno lo hagas con ellos porque es parte de su trabajo y pueden arreglar darte un paseo por todo el sistema productivo para que veas el proceso, lo demás lo podemos cubrir nosotros.  Te  presentare al colectivo del partido que lo formamos 3, también hay uno de cada colectivo partidario que conforma el colectivo unitario que es el máximo organismos en Cuba, todos nos llevamos bien y atendemos las relaciones bilaterales que cada quien tiene y la relación del Frente.  El campamento 26 de Julio donde están todos los lisiados también están organizados en colectivos para poder conducir esa gran cantidad de gente y atender las necesidades de la atención política y el seguimiento de las necesidades de salud que cada quien tiene.  Por nuestra parte tenemos un medico ecuatoriano que está con ellos para más o menos dar vía sobre lo que realmente necesitan, tiene su colectivo.  Esto así en términos generales y cuando veas algo o tengas dudas pues solo pregunta y nosotros te aclaramos. Aquí viene uno de los que quieren verte a ver si lo reconoces?
Entra un muchacho alto bastante desarrollado que prácticamente cubre casi toda la puerta en su largo y ancho y dice:
-Hola Fidel! Usted no ha cambiado después de tanto tiempo.
-Hola! Me tienes estudiando por adivinar quién eres? Supongo que eres alguno de los niños de la escuelita del Chaparrito?
El muchacho ríe casi a carcajadas y busca una silla para ocuparla y se levanta una pierna del pantalón para mostrar su trofeo de guerra: una prótesis para poder caminar sin muletas y dice:
-Soy Calore y también estuve con el Chaparrito.  Pero es fácil adivinar con esa escuelita, pero decir los nombres de los que estuvimos ahí no.




[1] Este Puente era llamado Puente de Oro debido a que fue construido en época de crisis y según decían los expertos por su costo, el Puente era un lujo para Centro América.  Media 700 mts de longitud y fue dinamitado un 15 de Octubre de 1981 a inicios de la guerra civil.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario