jueves, 7 de agosto de 2014

Visita a la Habana (parte 3)

Las casas de seguridad y cuarto de Hotel para invitados.  La aguja para determinar el sexo del niño en el vientre materno en tercer trimestre de preñes.

Visita a la Habana parte 3

     Por Fidel A. Romero "Fidel Zarco"

Fui conducido a un lugar provisional para dormir esa noche, un vehículo color negro del partido fue usado hasta llegar a una casa que tenía todas las comodidades, tenía un personal para darle mantenimiento y elaborar la alimentación de los huéspedes invitados.  Fui dejado con indicaciones que descansara porque el día siguiente tendríamos una conversación para decidir mi lugar de hospedaje y la agenda a cubrir durante estuviera en la Isla.  Mi gran sorpresa fue encontrarme a Manolo en aquella casa con quien tuvimos un intercambio sobre el nuevo lugar.
-¿No sabía que vendrías Fidel?, esto sí es sorpresa. Vamos a platicar por lo menos esta noche y las que podamos.

-Ocurrencias de la dirección que me han mandado sin preguntar, dicen que debo ver lo que tienen los cubanos.  El asunto es que uno no decide estos movimientos y muchas cosas más, solo nos toca obedecer aunque estemos en desacuerdo.
-Estas cosas así son, desde que nos metimos a este negocio ya no somos dueños de la mayoría de nuestras decisiones.  Pero hay que tomarlo por el lado amable porque la dirección es la que maneja la integralidad del proceso y sabe cómo mover a la militancia de acuerdo a las necesidades que ven venir.

-Mira Manolo, el asunto es que nosotros somos seres pensantes..., y tenemos por lo menos el derecho de una explicación coherente de cómo se están dando las cosas.  Yo veo muchos movimientos de cuadros y casi todos en posición de veraneo sin mayor explicación.

-Así es cuando uno viene llegando, le parece que el tiempo se está desperdiciando pero luego se va acostumbrando y después ni se nota.  ¿Has decidido donde te quedaras?
-Algo me dijo Will, debo pensar para decir mañana con los del protocolo.

-Ya vistes a Will?
-Sí, estaba en el aeropuerto y algo me dijo de cómo es este jelengue en la Habana.
-Mira te dan un estipendio base de 30 pesos cubanos diarios, está en paridad con el dólar americano, puedes quedarte en una casa como esta o en un hotel.  Yo por los asuntos que me traen, me quedaré en una casa de seguridad pero si tú vienes de veraneo te recomiendo a la habana vieja, hay buenos hoteles ahí y puedes salir caminando para todos lados, es toda la construcción colonial que está ahí.  

-Tienes tiempo definido para estar aquí Manolo?
-Sí y no, todo depende es que nacerá un mi hijo y esas cosas a veces son imprevistas.  Tú recuerdas a Teresita Guardado, del grupo Tucumay, bueno esperamos un BB.
-Siempre es algo preocupante estar pendiente de la nacida de un hijo.  Veo que en el exterior hay facilidades para muchas cosas como por ejemplo esto de los niños.

-Mañana ella vendría aquí, también una matrona le hará una prueba para ver si va a ser niña o niño.  Es algo de la tradición de este pueblo que dicen que ponen una aguja en dirección del ombligo de la madre, la acerca de regular altura y luego la aguja se aparte o no se aparta hasta topar al ombligo.

-Ya me dejaste perdido con eso de la aguja.  Manolo se ríe y luego agrega:
-Si la aguja topa al ombligo dicen que es niña la que nacerá y si se aparta del ombligo  entonces es niño’
-Eso nunca lo había oído pero en tu caso con teresita luego lo confirmaremos, el asunto es que habría que ver varios casos que acierten para creer, por ejemplo si hay 6 mujeres en estado avanzado de embarazo y se les hace la prueba y luego un Ultrasonido para determinar el sexo.  Esta jodido, de todas formas lo que uno quiere es que vengan sanos y completos los hijos.
-Eso es lo que yo digo también, que salgan completos y sanos.

Esa noche quedé pensado en varios temas: la nueva situación en donde nada parecía indicar la importancia de los frentes rurales, el rumbo que tomaban las cosas de negociación del conflicto y la paternidad.  Tita tenía toda la razón, el derecho de tener hijos era diferido en el frente, de quien crea las condiciones para tenerlos, principalmente la dirección…, podías ver a María que entraba o salía de Morazan…, ella o Chicón y tenía varios hijos, Mariana había hecho lo mismo con Raúl Negro en el cerro el Tigre y tenía una niña bastante desarrollada en Managua, el mismo Atilio tenía hijos con la periodista y Jonás tenía un muchacho cholotón en el exterior que se las arreglaba para que su compañera y madre de ese niño saliera al exterior a verlos.  Recordé el caso de Morena de Rio Seco con su hijo que había procreado con Anuar, que fue dejado bien tiernito en el refugio y pasó contándole a Tita todo su pesar y dolor de madre al dejarlo, en pocos días el niño enfermo y murió, también Morena y Anuar cayeron en combate en la zona de Rio seco antes que yo llegara.

No eran parejos los derechos en el frente rural o por lo menos en lo de la cuestión de la paternidad.  Tendría que dar una respuesta a mi pareja cuando regresara al frente, tenía el instinto natural nacido de ser madre y lo deseaba con vehemencia…, las condiciones se construyen decía con sobrada razón…, y los vientos soplaban para la finalización de la guerra.  Afuera todos pensaban en ello, lo decía Manolo que es cuestión de acostumbrase para encontrarle rumbo en cualesquier lugar en donde la persona se encuentre y El esperaba otro hijo.



Volviendo al punto de donde me quedaria, segun los comentarios de Will y Manolo..., La Habana Vieja es el mejor lugar para ver el caso historico y tener libertad de movimientos.  Por otro lado no estaba en condiciones de someterme a ver lo que los anfitriones querian mostrar..., sino que queria ver las cosas por mi mismo para hacerme una idea de lo mas cercano a la realidad que podrian interpretar mis sentidos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario