lunes, 21 de julio de 2014

Luisa nos visita en El Sur y da criterios al colectivo

Luisa nos visita en El Sur y da criterios al colectivo para  impartir justicia ante una violación: Dos acusados de violación a una chica de un caserío de área de expansión.  Dos jefes de escuadra implicados.

Por Fidel A. Romero "Fidel Zarco"

Morazán había concentrado la fuerza de oriente, las campañas militares desde la experiencia de la batalla de 7 días en Usulután continuaban cada vez más frecuentes, en las zonas del Sur Oriente había lo mínimo para dar mantenimiento al control y trabajo de expansión.  La zona se sentía vacía, el colectivo político estaba reducido, la fuerza se reducía a dos escuadras de milicia con dos jefes experimentados más Lito, quien era un mando de reserva para asumir unidades mayores al producirse crecimiento; sin embargo el trabajo de expansión continuaba dando frutos en diferentes escalones de compromiso y participación.  Por tener la responsabilidad política, yo prácticamente usaba la clínica solo para dormir, Gabriel y Rosita eran los responsables directos y me llamaban cuando necesitaban de mi servicio.

Estando todos los miembros del colectivo de expansión reunidos (Danilo, Rigo, Chema, Salvador, Valentín, Leopoldo, Pascual, Aniceto, Erick, Clarita, Oswaldo y yo) se evalúan las condiciones para tratar de llenar en parte el vacío dejado en el frente Sur por la concentración de fuerza en Morazán.  Se acuerda sacar cantidades de milicianos para acampar de acuerdo a niveles de participación por área asignada, con metas a revisar en 3 semanas.  Leopoldo pide la palabra para decir que tenía un asunto diferente a tratar en el colectivo pero que no sabía cómo decirlo porque estaban implicados, según descripción de la muchacha, los dos jefes de escuadra que hay en la zona.  Que ellos salen juntos a diferentes caseríos pero hay uno por Guadalupe donde una muchacha dice que ya no quiere tener sexo con ellos, que se siente mal decirlo pero que le pongan otra tarea.

Aquella revelación era algo nuevo para el colectivo, por lo menos yo no sabía de algo semejante.  Todos se miraban y se encogían de hombros.  El asunto expuesto me hace reflexionar sobre los abusos que se dieron desde el principio con uno de los jefes de La Unión y las rabietas de Federico en contra del jefe del Frente por su aguadencia en enfrentar el asunto y el mando implicado.  Pregunto a todos:
-¿Cómo es eso de tener sexo, que lo hace en contra de su voluntad?  Si es así se llama violación, alguien tiene más informe sobre abusos en la población y ¿qué piensan se puede hacer?  Este es un problema serio que hay que resolver de inmediato, de lo contrario el trabajo se quebrará y no habrá mucha diferencia entre nuestros combatientes y los soldados.

Todos estuvieron de acuerdo en investigar bien el caso para no cometer alguna injusticia, los dos jefes hasta la fecha habían sido ejemplares en el campamento y en misiones pero también era cierto que salían juntos con mucha frecuencia a visitar familiares rumbo al Jobo.  Me dirijo a Leopoldo para decir:
-Leopoldo, irás con tu equipo a investigar el caso por la noche, es necesario más detalles de lo que dice la muchacha: nombre, edad, cuando fue la primera vez que tuvo sexo con ellos, con qué frecuencia son las visitas y que te describa lo que ella siente después que ha tenido sexo con ellos, … Son varias preguntas pero es importante ella dé respuesta a cada una.
La reunión terminó y cada quien se desplazó para sus área de expansión, únicamente Leopoldo quedó pendiente de recopilar y traer la información.  De inmediato salí a buscar a Chamba, el jefe militar y responsable de la fuerza:

-Chamba, hay un informe bastante desagradable sobre abusos de compas en la población civil.
-Como así, ¿quiénes son los involucrados?
-En la reunión con el colectivo de expansión, Leopoldo planteó que hay una muchacha del Cantón Guadalupe que ya no quiere tener sexo con dos que llegan de vez en cuando.  He enviado a investigar más detalles pero todo indica que hay repetidas violaciones sexuales a esa muchacha,  y no sabemos dónde más.
-¿Quiénes son?
-Según descripción son Filomeno y el otro muchacho de Morazán, mi tocayo.
-Fíjate Fidel que ya estaba sospechando de ellos porque siempre piden permiso justo para ir al Jobo y dejan la milicia con los segundos responsables, no me parecía normal eso pero como siempre cumplen con las tareas.  Hoy precisamente tienen que presentarse a las 3 de la tarde y no tenemos condiciones para investigar y tenerlos detenidos aquí en La Cruz, y voz ¿qué propones?
-Pues las condiciones dependen si nosotros las creamos, por de pronto en máximo de tres días tendremos datos específicos, y es cierto que no tenemos fuerza experimentada pero esto no puede seguir así.  Mi propuesta es que al presentarse hoy por la tarde los desarmes e informarles que estarán detenidos en vías de investigación por algunas quejas en la población, se informe a todos en el campamento, se les ponga posta y que ellos permanezcan subidos a un árbol que duerman en un tatú con postas durante la noche .  Todos verán que la población debe respetarse porque es por ellos que estamos alzados en armas.
-¿Qué pasaría si es falso o chambre lo de esa muchacha?
-Entonces se les pide disculpa a los compas y se les restituye su responsabilidad.
-Mañana viene la comandante Luisa y nos va a encontrar con este lio, ¿qué le vamos a decir?
-Le diremos la verdad de lo que está pasando y que nos ayude con las medidas a tomar.
Terminando la conversación con Chamba estaba cuando los dos jefes de escuadra en sospecha se paran enfrente poniéndose en posición de firme para dar parte que están de regreso sin novedad.  Sin ponerlos en descanso Chamba se acerca a ellos, diciéndoles que hay un pequeño problema con sus salidas, que se investigará pero por de pronto estarán desarmados.  Estas últimas palabras las dice cuando ya tiene ambos fusiles en sus manos.  Y continúa diciéndoles:
-Durante el día estarán subidos a ese árbol y durante la noche dormirán en aquel tutú, no estarán amarrados, pero si intenta fugarse, la orden será dispararles porque sería la confirmación que son culpables.

Los dos jefes empiezan un drama de alegatos diciendo que son inocentes, que son chambres de gente que no los quiere, juran que solo van a visitar a la familia etc. 
Rubén llega a la clínica el día siguiente antes de anochecer, un poco raro porque no es costumbre verlo por ahí a esas horas, diferente al resto quienes ocupan el lugar como una cafetería pública para socializar.  Rubén sonríe mostrando sus grandes camanances y dice:
-Me permite un momento camarada, tengo algo que preguntarle.
-¿Para qué soy bueno, que está enfermo?
-Estoy bien, la Charlie Luisa que tiene temor dormir sola en la champita que le hemos arreglado.  Va para afuera vía Tortugas, solo estamos cuadrando que lleguen con algunos materiales y al regreso se la llevan a Managua; ella estará unas tres noches pero pide a una persona de mucha confianza para que duerma con ella por si pasa algo durante la noche, la misión es sacarla con bien de cualesquier peligro, la única persona en quien confío es usted, así se lo dije: ¡solo que Fidel, el doctor de la clínica!.
-Las apariencias engañan Rubén, yo puedo ser turbio cuando me lo propongo, lo que no me parece es que tendré que bañarme antes de dormir y esta ropa la tengo sudada sin otra de cambio.  Y la Charlie como usted le dice…, es buena persona?
-Eso lo averigua usted…, yo hasta hoy que la estoy tratando.  No se preocupe por la ropa, pase donde Chenco y dígale que le dé una muda de cambio.
-Llegaré después que resuelva lo del baño y ropa, después de cena.  Al final salí ganando una mudada de cambio para mis huesos.

Terminando el baño y de lavar la ropa sudada estaba cuando llega Leopoldo al pocito de agua para darme el informe de la investigación de la muchacha. 
-La muchacha no estaba, salió del caserío por temor, luego hablé con los papás y me dijeron el lugar donde ella se había ido a esconder.  Le dije que el partido había ordenado una investigación para hacer justicia, así pude saber donde estaba escondida, pero aquí estoy con todas las respuestas que me encargó.
Leopoldo dio el informe con detalles, la familia era colaboradora nuestra desde el principio, los jefes de escuadra la tenían intimidada diciendo que era una tarea compartimentada la que ella hacía de resolverles la necesidad de tener mujer a ellos dos, empezaron hace dos meses, dice que después de la relación queda con un ardor fuerte para orinar que poco a poco se le quita hasta como a los 3 días.

-Leopoldo, gracias por el trabajo, el informe suyo es como si yo mismo hubiese estado en ese interrogatorio y me ha dado un dato inequívoco de violación repetida.  Esa chica ha sido violada todas las veces y…, esté seguro que no se va a repetir, pídales disculpas en nombre de la organización.  Puede dormir y descansar en la clínica para que mañana regrese a su trabajo.
-¿Qué les van a hacer?

-Por de pronto nada, ellos están desarmados y detenidos esperando su informe, mañana se decidirá, porque nosotros no tenemos autorización de fusilar.
-¿Los van a fusilar?  Eso nunca ha pasado aquí, así se educarán todos y aprenderán a respetar los derechos de la gente humilde.
-Yo no dormiré en la clínica, tengo misión de seguridad en el puesto de mando, me voy porque ya se me hizo tarde.


Había luz de candil en el campamento de las comunicaciones estratégicas cuando llegué y me identifiqué con Luisa quien tenía una conversación amena con Rubén.  Luisa me recibe con un apretón de manos no común, porque nunca pensé que una mujer joven de su aspecto pudiera apretar tan fuerte la mano al saludar:
-Disculpas por el retraso, ya casi me venía cuando llegó Leopoldo con la información.
-¿Todo bien?  Pregunta Rubén.

-Espero no ocasionarte problemas por hacer que duermas en otro lugar por 3 noches, ¿me imagino que tienes compa[1]?  …, dice Rubén que tu eres buena persona.
-Eso depende del momento y lugar porque puedo ser turbio cuando las circunstancias me presionan. Tengo varias semanas de dormir salteado, desde que me pusieron una camisa más grande, soy menos sedentario en la clínica.  El reporte de Leo, es feo y se deben tomar medidas.
Luisa se pone un tanto inquieta mientras Rubén sonríe por haber repetido la misma broma hecha en la clínica.
-Hay lo platican con la Charlie porque yo tengo sueño y mi champita esta esperándome.  Rubén mira a Olga[2], la radista, con una mirada complaciente.  La champa de ustedes está debajo de aquel árbol de cirin pegado al simiente de piedra, cualesquier cosa que pase durante la noche usted es responsable de ella, me dijo, Chamba ha reforzado la posta, buenas noches y hasta mañana.
-¿Cómo es eso que puedes ser turbio según las condiciones que te presionan? Yo confío en ustedes dos, dijo Luisa.

-Yo también confío en la organización a la que pertenezco a tal grado que aquí estoy,  ¡ordene comandante! ¿a qué horas nos vamos a dormir ...Cte Luisa?,
-Llámame Luisa, ¡no te hagas el chistoso!
-Mucho gusto Luisa, yo soy Fidel, conocí a tu hermana Clelia en San Salvador, ya me habían dicho que eran gemelas idénticas.

Caminamos rumbo al lugar que indicó Rubén, la champa estaba en un lugar insospechado durante la noche.  Luisa hace preguntas sobre la zona y las posibilidades de un infiltre durante la noche, además de cuanto yo conozco el lugar y sus alrededores.
-Despreocúpate Luisa, hasta la fecha nunca hemos sido sorprendidos por el enemigo en el campamento.  No conozco con exactitud pero puedo llegar a Jucuarán evitando los puestos donde está el enemigo.  Me he movido solo desde La Litoral hasta la playa pasando por los campamentos y de aquí hasta San Miguel y Usulután, soy bueno para caminar pero no mucho de noche.
-Bien, creo que mi decisión de dormir acompañada y la elección de Rubén han sido buenas, siento temor de una zona extraña con personas diferentes, ¡bueno!  Todos somos compas pero… ¿vos me entendés?  Y, ahora cuéntame lo del reporte y las medidas que dijo Rubén, he visto que tienen dos compas subidos a un árbol.

-El reporte indica que ambos han estado violando a una muchacha originaria de Guadalupe, le dijeron a ella que era misión secreta que el partido le encomendaba.
-¿Y cómo sabes que la violación es confirmada?
-El concepto de violación dice: cópula sin el consentimiento de la persona y en este caso, esta muchacha siente signos después del hecho sexual; esta chica no solo manifiesta los signos sino que los denunció ante el encargado político, diciéndole que le cambiaran de tarea porque ya no quería seguir haciéndola, ella se había ido a esconder a otro caserío para no ser encontrada por los violadores.
-¿Cómo sabes que ella ha tenido los signos si no la has visto?
-Entiendo tu curiosidad Luisa, me explicaré: Leopoldo planteó el asunto con timidez en la reunión del colectivo, le di una lista de preguntas a hacer a la muchacha para la investigación, sin decir cuáles eran los signos de violación.  Hasta el momento solo yo sé esos signos porque tengo criterios y algún entrenamiento general de medicina forense.  Los datos que he recibido de Leopoldo hoy son tan válidos como si yo mismo hubiese hecho un examen ginecológico a la chica. a lo que Luisa isiste:
-Fidel, solo quiero estar segura porque son dos compas, dos mandos dentro de lo escaso que han quedado en esta zona. Despues de un momento respoido tratando de aclararle:

-Luisa nosotros estamos por la justicia, no importa quien sea, si dejamos pasar esto…, ten por seguro que la descomposición crecerá en nuestras filas, ya hubo alguna tolerancia en el pasado solo por el hecho de haber eficiencia militar en un Mando y te digo que eso repercute en la moral y solvencia de todos.
-Hay faltas graves y la violación es una de ellas, estoy pensando en cómo hacer para que este hecho sirva de lección y sea educativo para los acampamentados y la misma población.  Por la mañana debemos resolver este caso, ustedes no pueden estar amarrados cuidando a dos sospechosos quienes ahora ya son culpables.  ¿Qué propones tú?

-En la zona hay dos colectivos que funcionan:  El de expansión que está conformado por todos los activistas, el de estructuras internas, formado por cada responsable de las estructuras de servicio,  y hay un tercer colectivo que es el de conducción formado por Chamba, Rubén y yo; ahora que tu estas con nosotros eres parte de este y  funcionas como nuestra responsable transitoria.  Podríamos reunir al colectivo de estructuras internas para informar y pedir opinión.
-¿Qué pasaría si el colectivo los protege aunque sean culpables?
-Se cometería una injusticia, pero no lo creo porque la gente puede decidir de acuerdo a la información que tiene.
La reunión fue realizada, Luisa fue presentada como nuestra responsable mientras estuviese con nosotros.  Ella hizo un planteamiento objetivo sobre la justicia y nuestra lucha por restablecerla en forma igual para todos.  Cuando terminó dio la palabra para el informe sobre una violación, la cual me correspondía dar:

-El caso es que se han investigado los detalles de cómo obtuvieron sexualmente a una chica ocupando a la Organización, denigrándola, ambos violando a la muchacha cada vez que la visitaban.  El informe traído por Leopoldo de las preguntas que le pedí hiciera a la Chica indica violación en repetidas veces, ahora necesitamos saber la opinión de ustedes sobre medidas a tomar.  Franklin[3] levanta la mano, tienes la palabra franklin:

-Miren compañeros, no nos compliquemos con este caso.  La misma Biblia dice: “árbol que no da frutos, hay que darle al pie”.  El problema es que si se deja pasar esto, estamos corrompiendo al partido y a nuestro ejército.  Quien comete una falta, no importa quién sea pero si es confirmado, debe tener pena, y estos dos compas han desprestigiado a la Organización y denigrado a una pobre muchacha, les toca la pena.

Todos opinaron en el mismo sentido que Franklin y el colectivo interno tomo la decisión por consenso.  Todos quedaron con el compromiso de trasladar el informe a sus respectivas estructuras, a la milicia y a la población a través del colectivo de expansión.  Filomeno y mi tocayo fueron los segundos ajusticiados en el Frente Sur, los dos primeros habían sido los que encontraron la mochila con dinero que llevaba Pedro al ahogarse en el rio de Las Iguanas.

El contacto vía Tortugas que se gestionaba con Managua a través de las comunicaciones estratégicas tuvo sus resultados.  Luisa dejó la zona como lo habían programado, dejando una huella positiva en cuanto al funcionamiento partidario:  ella escuchó al colectivo además de facilitar la decisión a tomar descartando posturas moralistas o tolerantes ante las faltas de alguna jefatura.  Volvimos a ver a Luisa hasta diciembre de ese mismo año en ocasión de planear el traslado motorizado de las toneladas de logísticas hacia el Nororiente.




[1] Es una pregunta acerca de verificar si hay compañera sentimental.
[2] Olga era su pareja sentimental con quien tenía poco tiempo de haberse entendido.

[3] Era un señor originario del Cantón Progreso del cerro Choguero, Catequista de los originales de la Teología de la Liberación, además él tenía formación como brigadista y era responsable del colectivo de producción.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario