lunes, 28 de julio de 2014

DON ESTANISLAO, “Don Tano”, Héroe anónimo

DON ESTANISLAO, “Don Tano”, Héroe anónimos: conozco al enemigo compa Fidel, estoy seguro que me van a pelar, si el refugio es para salvar vidas…, entonces hago mi última misión:  morir para salvar vidas

Por Fidel A. Romero "Fidel Zarco"

Don Estanislao murió como un héroe por orden del partido.  Era un anciano de mucha trayectoria o muy famoso en el cantón El Jícaro- Jucuarán.  Tenía cicatrices por todos lados como resultado de sus disputas con machete, prácticamente era un minusválido físicamente.  Llegó de voluntario a la clínica hospital que se había instalado en el centro de “la zona liberada” y venia ofreciéndose como logístico en la colección de punches para alimentar a los heridos con fuente proteica en un momento que se comía salteado y tortillas de maicillo.  Caminando un poco raro ya que renqueaba por las secuelas de sus multiples heridas del pasado azaroso de sus años mozos, aquel anciano al llegar a la clínica y campamento dijo:

-Todavía puedo servir, aunque sea para alcanzar algo a los heridos y pescar chacalines y cangrejos.  Don Tano era experto en esa área a pesar de renquear, mirar de lado con nuca tiesa, tener un ojo partido y un brazo inutilizado.  Con mucha dedicación llevaba agua y alimentos a los heridos.
Se dio lo de las tierras arrasadas[1] y recibimos la orden que mandáramos las mujeres, ancianos y niños a la periferia de El Tránsito o Batres.  Eran cerca de 400 personas, todas familiares de los acampados y por el miedo nadie quería ir como líder responsable de ellos.

Por su condición de minusválido Don Tano fue incluido en el grupo.  El decía:
- " Compa Fidel", yo conozco al enemigo y si yo voy, es ir derechito a la muerte,...Después de explicarle el plan en forma simple:  no podemos seguir maniobrando y amarrando fuerza a las masas, no queremos tener una masacre como en otros frentes, políticamente no pueden masacrarles en la ciudad, solo clandestinamente, El dijo:

-"Bueno, Don Fidel…, voy a hacer mi última misión y me gusta que voy a evitar una masacre y que también se evitará que perezcan más compas…, estoy seguro que los escuadroneros  me van a pelar vivo…, pero lo hago porque es orden del partido"...

El contingente, mayoritariamente compuesto de ancianos, mujeres y niños, fue enviado y encabezado por una directiva, el responsable era Don Tano por ser el más claro y el menos sospechoso por su estado físico.  Llegaron al lugar, se acamparon como había sido el plan e inmediatamente empezó el forcejeo con los escuadroneros.  Cada noche los escuadrones de la muerte sacaban a una persona para interrogarlo pero esta persona nunca regresaba, lo mataban o desaparecía.  Don Tano, un señor muy listo y agudo, dijo a otro miembro del colectivo:
-Cuando me toque a mí, yo voy a parar los muertos o desaparecidos de este grupo.
A la tercera noche llegaron por él, con mucha dignidad dijo a sus verdugos escuadronaros,
"Ustedes creen que nosotros no sabemos que nos están matando o desapareciendo en el grupo, no hay enfermedad que dure cien años ni cuerpo que la resista, lo que quieren de mi es información para lo cual van a torturarme.  Pues bien, háganlo aquí mismo enfrente de mi gente, todos sabemos bien que ustedes son escuadroneros asesinos”.

 Don Tano empezó a cantar una canción mexicana con gran sentimiento:
 Te vas ángel mío, Te vas ángel mío, ya vas a partir, dejando mi alma herida y un corazón a sufrir.  Te vas y me dejas, un inmenso dolor, recuerdo inolvidable, me ha quedado de tu amor.  Pero hay cuando vuelvas, no me hallaras aquí, irás a mi tumba y allí rezarás por mí.  Verás unas letras escritas allí, con el nombre y la fecha, y el día que en fallecí[2].

Los escuadroneros no cesaban de golpearlo pero Don Tano no paró de cantar.
Ahí mismo lo asesinaron pero como él había dicho, paró la matanza selectiva.  Su voz se convirtió en denuncia la cual llegó al conocimiento de la Cruz Roja.  No hubo otro muerto del grupo.  Este fue el informe recibido por Aniceto quien era el responsable de la expansión en esa área.
Don Estanislao confirmó su sabiduría con su muerte, muriendo como un Mártir.  Se enfrentó a la muerte sin miedo, cumpliendo al pie de la letra su compromiso y plan para salvar vidas y forjar el temple de los que aun quedábamos con mucho más compromiso por hacer nuestra parte y la de los caídos.  La historia ejemplar de Don Estanislao es la historia de un héroe que ha estado en el anonimato como la de muchos y muchas de las personas que participaron en esa gesta vivida en la guerra civil, y hoy sale a la luz en esta narrativa testimonial.

No fué posible tener una fotografía de este héroe anónimo, solo quedan sus recuerdos en la memoria de quienes coincidimos con él en esa época.  Incrustamos una foto de un personaje quien fuera fundador y muy conocido en la zona de Juacuaran: Pitico.







[1] Tierras arrasadas fue una estrategia usada por el ejército norteamericano en Vietnam que consistía en quitar la base social a los rebeldes masacrando a la población civil que vivía en las zonas beligerantes.  Se dieron varias masacres en varios puntos de El Salvador y el objetivo de esta evacuación era prevenir otra masacre de ese tipo en el frente Sur.

1 comentario:

  1. Sí, despierta admiración y gran sentimiento al conocer las huellas dejadas por este tipo de personas. Era una deuda que sentida con don Tano por largo tiempo…, y no sabía cómo pagarla, no fue suficiente el servicio prestado en el resto del proceso de ese campeonato de la guerra civil..., hasta que un día leí una historia tergiversada que alguien escribió en donde sale don tano como miembro de otra organización, de inmediato se me clarificó la idea que había que escribir la versión de quienes realmente conocimos a Don Tano y estuvimos con El en el Jícaro y más aún que fui yo mismo quien le dio la misión en la cual entregó su vida con la claridad de los mártires para salvar muchas vidas y dejar su legado a los que continuábamos.

    ResponderEliminar