jueves, 20 de febrero de 2014

DEDICADO A ROQUE DALTON

(Esta es una prosa poética que fue leída por su autor durante un acto celebrado para conmemorar la muerte del gran poeta revolucionario Roque Dalton)




Querido hermano Roque

Tú que viviste la persecución de la fieras salvajes de la Policía Nacional; tú fuiste presa de la jauría del mal en las bartolinas de la terrorífica Policía Central de San Salvador y de la penitenciaría en donde las herramientas de las fieras salvajes eran la tortura, la capucha y el exilio; tú Roque, por estar comprometido con la realidad del pueblo salvadoreño, de los obreros, de las señora de los mercados; tú que viste la forma de vida y el estilo en que viven nuestros hermanos; tú que escribiste la triste crónica de la negra realidad y la tristeza de nuestros compatriotas en nuestro pequeño país; en donde sobrevivir es una triste realidad; en donde el que tiene más agarra más sin importarle los demás; en donde las leyes y las autoridades protegen a los que tienen los medios de producción. Por eso tu poesía de denuncia y de justicia hizo temblar a los poderosos y soltar las fieras de la persecución de manera para callar el hambre y la miseria de la triste realidad. Por eso tu poesía se volvió espada de justicia y de denuncia y libertad. Por eso aquellos que se sintieron señalados por la justicia popular; por eso tu poesía creció mucho y se fortaleció mucho; se volvió un roble de sabiduría. Por eso tus compañeros de tu célula en la cual militabas, se llenaron de envidia, y la ignorancia renació en la cual sobresalió la ignorancia, sin saber lo que se hacía.

Pero la ponzoña de la envidia pudo más, llegando al extremo de eliminarte físicamente y callar tu voz.

Pero tu voz y tus palabras crecieron mucho y traspasaron los límites de las fronteras de las palabras del lenguaje. Ahora los autores intelectuales y materiales de tu crimen vive de migajas, como mendigos pordioseros, enterrando su cara en la basura más pestilente, cuya razón no habrá nunca un juicio para que sean perdonados, ya que entra en las páginas de la negra y cruel historia, en donde los cobardes y criminales son los malos actores.

Ahora, hermano Roque, a tí que estás el corazón de de ese pueblo salvadoreño, te ponemos en lo más alto de nuestros Roque corazones, porque tu poesía es lava ardiente que nunca se va enfriar, porque viene del centro de la tierra de nuestra América. Mi hermano Roque, descansa en paz donde esté tu cuerpo, como miles de hermanos que sufrieron la misma consecuencia por luchar por la justicia y la libertad.

En tu día, en memoria…
Mario A.  López

2 comentarios:

  1. MEDIAS MENTIRAS MEDIAS VERDADES, CON TODO RESPETO, PERO AL HABLAR DE CUALQUIER TEMA DEBE MEDIAR LA INVESTIGACIÓN, EL ANÁLISIS OBJETIVO DE LOS ACONTECIMIENTOS CON EL CEREBRO, NO CON EL ALMA NI EL HÍGADO.
    SALUDOS

    ResponderEliminar
  2. Cada quien interpreta de acuerdo al marco de referencia y compromisos que tiene, otros lo hacen con el higado o con el corazon. Roque Dalton dio y sigue dando su aporte a El Salvador.

    ResponderEliminar