sábado, 23 de marzo de 2013

El Tapexco

Por Baneste.

El tapexco era una armazón de mucho uso entre los aborígenes de la región Centroamericana, y que a finales del siglo veinte todavía era ampliamente usado en las zonas rurales campesinas de la república de El Salvador. En realidad, existían tres variantes de esta interesantísima armadura de origen indígena, ya que podía funcionar como cama, mesa, estante o anaquel.


La característica más común de este artefacto, independientemente de la forma y el uso, es que era construído de varas y bejucos, o pitas. La armadura estaba hecha de varas largas, de unos tres metros de longitud, maniatadas en forma paralela a otras varas transversales de menor longitud, las que determinaban el ancho.


Había un tapexco que servia de mueble semejando una mesa en el que se colocaban utensilios de uso común, tales como cántaros, ollas, vasijas y sartenes. Este tapexco era de uso generalizado y podía variar en tamaño, tanto en lo largo como en lo ancho; aunque generalmente siempre era relativamente angosto, a lo sumo un metro de anchura. En esta variante, el entretejido de varas y bejucos estaba montada sobre cuatro o más horconcillos sembrados en el piso y que en su parte posterior terminaban en gancho. Este mismo estilo se usaba también como cama, variando únicamente en su altura y fortaleza.


La otra versión de este mueble era asimismo de mucho uso, siendo el mismo tipo de armazón, aunque en vez de estar montado sobre horcones estaba pegado a la pared, a manera de anaquel o estante, colgado de las vigas del techo y era utilizado para guardar cereales, frutas y vegetales que se usaban en las comidas y que no se deseaba que estuvieran al alcance de los infantes o animales domésticos, particularmente de los perros. Es necesario recordar que en la tradición indígena era absolutamente normal que las personas convivieran con sus animales de crianza, compartiendo incluso el interior de la casa.


La tercera variedad del tapexco era circular, hecho en base a un aro elaborado con una vara muy dócil o bejuco grueso del tipo que usaban para hacer los arcos de lanzar flechas. Ese aro sostenía un entretejido también de bejuco o pitas de maguey o pencas, a manera de red. Esta modalidad del tapexco estaba todo el tiempo suspendido de las vigas del techo en el centro de la choza, el que solamente las personas de más estatura en la vivienda podían alcanzar, y en el que se almacenaban alimentos ya cocinados, los que se buscaba proteger de los ratones y otros animales agresivos como el tacuazín.



NOTA: La palabra tapexco es la versión españolizada del término tapéchti, de origen náhuat o pipil, y en la actualidad ha sido desplazada de su uso por tapesco.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario