miércoles, 27 de marzo de 2013

E Histórico Zorrillo

(Este es un breve extracto de la obra RELACION BREVE Y VERDADERA DE ALGUNAS COSAS DE LAS MUCHAS QUE SUCEDIERON AL PADRE FRAY ALONSO PONCE EN LAS PROVINCIAS DE NUEVA ESPAÑA, SIENDO COMISARIO GENERAL DE AQUELLAS PARTES, escrito por Fray Antonio de Ciudad-Real).

(El contexto del relato es el viaje que Fray Alonso Ponce realizó de México a Centroamérica en el año de 1586.)
 



“Allí en Xalpatlahuac (municipio localizado en el actual estado de Guerrero, en la república Mexicana) estuvo muy indispuesto el secretario del padre Comisario, con una recia calentura, además de otra que ya había tenido la noche antes en Los Esclavos (pueblo indígena desaparecido), y por este respecto determinó el padre Comisario marchar por la ruta de Sonsonate para dejársele allí a curar si pasase adelante la enfermedad, aunque esto no tuvo efecto como pronto se verá. Hubo aquella noche gran tempestad de agua, truenos y relámpagos, recogiéndose todos en la iglesia, porque no había otra parte donde poder dormir en todo el pueblo.


El día jueves ocho de mayo salió muy de madrugada de aquel pueblo el padre Comisario, y pasando un riachuelo y muchos arroyos secos y una mala cuesta, y tras ella otra peor que llaman el Melonar del Obispo, que es un cerro muy alto de mala subida y peor bajada lleno de peñas y peñascos a los que llaman “melones”, y andadas tres leguas, llegó a un río llamado de Aguachapa (Ahuachapán), y por otro nombre Río Grande, porque lo es aunque entonces no llevaba agua demasiada, y así le vadeó muy bien. Poco antes de llegar a aquel río, uno de los compañeros descubrió entre dos luces, un animalejo de aquellos zorrillos que (como queda dicho atrás) hieden mucho, aunque son muy vistosos, y sin conocerle llegó inadvertidamente tan cerca de él, que el zorrillo echó aquel vapor, humo u orina en los pies de la bestia en que iba, de tal manera que la cabalgadura y la silla, y el manto del que iba encima, quedó infectado y hedió todo aquel día de un hedor tan malo y penetrativo, que no había quien le llegase cerca sin recibir pena muy grande con tal mal olor”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario