viernes, 2 de noviembre de 2012

El Contexto Histórico de la Muerte de Salvador Cayetano Carpio

EL CONTEXTO HISTÓRICO DE LA MUERTE DE SALVADOR CAYETANO CARPIO Y SUS POSIBLES CAUSAS.

 Por Baneste


Cayetano Carpio en 1981.

Considerando de mucha importancia la búsqueda de la clarificación de los sucesos oscuros que se produjeron durante la guerra popular revolucionaria en El Salvador, y sin otro móvil más que mi convicción personal en el prevalecimiento de la verdad sobre la mentira, durante largos periodos he reflexionado sobre las circunstancias en que se produjo la muerte de Salvador Cayetano Carpio, y luego de cotejar la información existente, he decidido escribir mis apreciaciones sobre este caso tan doloroso para los luchadores y luchadoras revolucionarios de El salvador y de otras partes del mundo.

Es necesario en primer lugar establecer claramente que el compañero Comandante Marcial era un auténtico luchador revolucionario, que siempre se esforzó al máximo por la causa de nuestro pueblo, tal y como lo evidencia la historia, que no pueden negar aunque quisieran los que han pretendido borrarlo de la misma. El luchó hombro a hombro con los obreros en la revitalización del movimiento sindical en El Salvador, en la década de 1960 a 1970, cuando estuvo a punto de haber sido eliminado por la oligarquía y su aparato gubernamental represivo.

La filiación absoluta con los intereses del pueblo por parte de Cayetano Carpio, ha quedado demostrada en el hecho de que siempre cuidó de que no se vulnerara la existencia de los instrumentos de lucha populares. Al convencerse de la imposibilidad de que su organización, el PCS, adoptara la postura estratégica de la lucha armada, tal y como lo demandaban los sectores políticamente más avanzados del pueblo, optó por separarse, renunciando a cualquier posición de jerarquía, y enfilándose en un esfuerzo titánico, junto con un reducido grupo de valerosos compañeros, el cual fructificó en la fundación de las Fuerzas Populares de Liberación “Farabundo Martí”. Desde sus inicios, la visión estratégica de guerra popular prolongada quedó claramente establecida para las FPL, como proyección para la toma del poder por parte del pueblo.

Es necesario intercalar aquí el surgimiento de un esfuerzo paralelo en el desarrollo de la lucha armada, el cual estaba siendo impulsado por elementos provenientes de la juventud demócrata cristiana. Este es un aspecto interesante a tener en cuenta en cualquier análisis por la forma en que se desenvuelve el proceso posteriormente. Este grupo inicial, considerado de corte radical en su tiempo y contexto, con ideología social cristiana, fundó la organización llamada Ejército Revolucionario del Pueblo, ERP. Aunque las FPL era una organización concebida con proyección nacional, su desarrollo más fuerte se dio desde sus inicios en la zonas norte y centro del país, mientras la dirigencia fundataria del ERP centró sus mayores esfuerzos de desarrollo en el norte y sur oriente del territorio. De acuerdo con los datos que existen, fue Rafael Arce Zablah quien desarrolló el meticuloso trabajo organizativo para la creación de una retaguardia en el departamento de Morazán. Es curioso que de todos los fundadores del ERP, Zablah era el único que había estudiado el marxismo, el cual aplicó en algunos trabajos que elaboró, como también resultan extrañas las circunstancias de su muerte, durante la retirada de la toma de la villa El Carmen, porque solamente se conoce la versión de quien después pasó oportunamente a ocupar la máxima dirigencia de esa organización. Es decir que en ese año de 1975 fueron asesinados los dos elementos más valiosos del ERP, porque debe recordarse que el 10 de mayo había sido ejecutado el poeta Roque Dalton. Luego, en un suceso raro, en 1977, tras un arreglo muy al estilo de la Democracia Cristiana, la cúpula del ERP le permite a Alejandro Rivas Mira (“Sebastián Urquilla” o “Choco Mira”) retirarse de la organización con varios millones de dólares, de acuerdo con el testimonio que yo obtuve de “Panchito” (Abdulio Mulatillo).

Es muy importante, asimismo, tener en cuenta que el ERP desde sus inicios asumió una actitud de competencia con las FPL, y hasta de choque de visión, al decantarse por la estrategia “insurreccional”. Las Fuerzas Armadas de la Resistencia Nacional, FARN o simplemente RN, y el Partido Revolucionario de los Trabajadores Centroamericanos, PRTC, son organizaciones que surgen de desprendimientos del ERP, por lo cual su origen es el mismo. En cuanto al Partido Comunista, PCS, de todos es sabido que no se integró al esfuerzo de la lucha armada, sino hasta bien tarde en el proceso, después del segundo gran fraude electoral de 1977, creando las Fuerzas Armadas de Liberación, FAL, en 1979. Es decir que desde un inicio estaban, por un lado las FPL, y por el otro, las otras cuatro organizaciones que jalaban para un mismo lado.  Con el avance del proceso, se desarrolla dentro de las FPL una tendencia que se enfila con las posiciones de las otras cuatro organizaciones, liderada por Mélida Anaya Montes, y que confronta a la dirigencia de la tendencia mayoritaria, auténticamente revolucionaria, representada por Salvador Cayetano Carpio.

Al analizar fríamente la historia del movimiento revolucionario en El Salvador, se puede visualizar con claridad un aspecto curioso: los líderes verdaderamente revolucionarios fueron eliminados sistemáticamente, algunos en situaciones oscuras, quedando únicamente los más oportunistas, como preámbulo a la negociación para la deposición de las armas. Esto mismo se puede ver en el proceso colombiano actualmente. La lista incluiría (sin orden cronológico e incompleta): Roque Dalton, Rafael Arce Zablah, Lil Milagro Ramírez, Felipe Peña Mendoza, Herbert Anaya Sanabria, Febe Elizabeth Velásquez, Salvador Cayetano Carpio...

¿Por qué el régimen asesinó a Lil Milagro Ramírez, pero liberó a Ana Guadalupe Martínez? ¿Por qué Alejandro Rivas Mira, “Choco Mira”, se fue a Inglaterra con los millones que se robó del proceso, y varios años más tarde, Joaquín Villalobos, “Atilio”, se fue becado a ese mismo país?

Ahora bien, es necesario tener en cuenta la enorme influencia que la dirigencia del PCC, Partido Comunista Cubano, a través de su máximo líder, Fidel Castro, ha ejercido sobre la mayoría de los movimientos revolucionarios armados de América Latina, y particularmente de El Salvador. Digo la mayoría, porque mientras las FPL estuvieron bajo la conducción de Salvador Cayetano Carpio, éste no aceptó presiones de nadie, ni de ningún lado, para negociar la deposición de las armas. En el libro “La paz en Colombia”, según declaraciones escritas por el mismo Fidel Castro, no cabía en su mente otra cosa que no fuera la unidad, y consideraba que el planteamiento de guerra popular prolongada era extremista, por lo que preferenciaron la estrategia insurrecional o las soluciones negociadas. Castro resalta cómo el hermano pueblo cubano ha sufrido por el injusto aislamiento impulsado por Estados Unidos y secundado cobardemente por los gobiernos de turno en Latinoamérica. Pero en ningún lado se menciona que en gran medida la paz que ha disfrutado Cuba descansa sobre los cadáveres de miles de valerosos militantes revolucionarios regados por todo el continente.

La historia entonces nos plantea un contexto interno-externo, nacional-internacional muy adverso a los intereses de la revolución en El Salvador. Había una enorme conspiración en marcha desde los inicios del mismo proceso para socabar los sólidos fundamentos de un posible triunfo revolucionario. El último obstáculo que esta siniestra conspiración tenía era el Comandante Marcial. Pero su eliminación no debía de ningún modo, en lo posible, despertar sospechas de ninguna conspiración. La solución: asesinar a la Comandante “Ana María”, y acusar a Carpio del asesinato, aunque éste se encontraba muy lejos de Managua, donde se perpetró el cobarde crimen. Esta operación criminal contaba con el total apoyo de un sector dirigencial del sandinismo que siempre ha aceptado directrices de Cuba. Era necesario que cada actor desempeñara su parte para obtener el éxito deseado. No solamente se estaban eliminando a dos líderes del movimiento revolucionario salvadoreño, sino que también se estaba golpeando fuertemente a la organización guerrillera más poderosa en el país al provocar su división. Y lo más importante para los conspiradores, la apertura del camino para ocupar las posiciones dirigenciales y el inicio del fortalecimiento de las posiciones negociadoras para la deposición de las armas.

Hay muchos más elementos que abonan a este análisis, pero no voy a cubrirlos todos por ahora. Sin embargo, es necesario expresar mi convencimiento de que no ha habido traición al proceso revolucionario salvadoreño, simple y sencillamente porque un revolucionario no puede traicionar su revolución. Lo que hubo desde un principio fue una infiltración en el proceso, que fue detectada muy positivamente por Marcial, porque siempre expresó su desconfianza en varios de los fundadores del ERP y las otras organizaciones; no obstante se vio forzado por la coyuntura de lucha a unirse a ellos para conformar lo que pasó a llamarse FMLN.

Lo que se produjo al término de la negociación, fue lógico: cada cual volvió a su redil. Los demócrata cristianos a su cristianismo social; los electoreros del Partido Comunista, a su circo electorero; y los revolucionarios, nos desvinculamos inmediatamente de esa organización que comenzó a apestar desde el mismo momento en que se empezó a negociar la deposición de las armas.


Enlace relacionado
Biografia de Salvador Cayetano Carpio

7 comentarios:

  1. Interesante todo lo planteado en el articulo, quedan preguntas sin respuestas o que originan sospechas, el asunto es que la evidencia que ha mostrado el tiempo es lo que negoció la direccion de las 4 letras y el curso de accion despues de 20 años. Recuerdo muy bien que en Usulutan en Marzo del 82 que se hizo una toma de 7 dias de la ciudad de Usulutan, que aunque fué coordinado por las organizaciones del FMLN, fué lidereado por el ERP para quebrar la postura negociadora de las 4 restantes organizaciones mediante la concentracion de fuerzas para golpear y avanzar. Despues del tope y punto, esa misma direccion que en Marzo 7 años antes habia sido convencida de entrarle a la contraofensiva estratégica con la concentracion de fuerzas ( BRAZ, agrupacion de batallones Felipe Peña etc) negocia precisamente lo mismo: espacios y representacion politica de la izquierda y algunas reformas democraticas.
    No entiendo, ya que En Marzo del 82 si aún estaba vivo Marcial porque se nos dijo que todos menos el Erp uerian la negociacion en los terminos de la representacion politica de los izquierdosos con un canal de TV, partido politico legal, por lo menos ese fué el informe que nos dieron en el marco de ese esfuerzo en Usulutan, que por cierto nos costó la vida de muchos crs entre ellos la de Francisco Martínez "Cte Gonzalo" dicho sea sde paso por no cubrir al abandonar un flanco por parte de la FAL.

    ResponderEliminar
  2. este era un aviso cantado porque a principios del año 89 un dirijente del pcs comento que la garantia del triunfo de la revolucion salvadoreña era la unidad del pcs con la FPL, pero que solo habia un problema la forma ideologica con que habian sidos formados los de la FPL de guerra popular prolongada y que estaban trabajando para apartarlos de la direccion y llebar la nueva orientacion de concertacion de clases

    ResponderEliminar
  3. NO CREO QUE HAYAN SIDO LOS DEL ERP QUIENS FRAGUARON TODO LO QUE RODEA LA TRAMA. EL QUE EMERGIÓ DESPUÉS COMO LIDER DEL FRENTE FUE SCHFICK. EL PC NO LE PERDONÓ NUNCA A MARCIAL QUE TUVIERA LOS HUEVOS QUE DEMOSTRÓ. Y EL PC SALVADOREÑO SIEMPRE FUE OBSECUENTE CON EL CUBANO. AHÍ ESTÁ LA CLAVE DE TODO.

    ResponderEliminar
  4. Los conspiradores fueron los cómodos de las fs liderados por ana maria la cúpula del pcs lidereaddo por shafik un sector político de los sandinistas y lamentablemente los cubanos.. Me consta.....

    ResponderEliminar
  5. Aqui te ponemos la verdad revolucionaria BANESTE.
    La verdad entera disfrutala y puebes publicarla si mecionas las fuentes que diferencia.
    http://marcialeneltiempoactualbeligerante.blogspot.ca/2014/03/drama-moderno-in-situ-salvador-juarez.html

    ResponderEliminar
  6. LOS IGUALADOS DE BURGUESES SE TOMARON EL CONTROL DE LA DIRECCIÓN DEL MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO SE RODEARON DE INDIVIDUOS CON CARACTERÍSTICAS SIMILARES QUE LES RENDÍAN PLEITESIA, TRAICIONARON CLARO QUE SI CUANDO HAY MUERTOS MILES, ELIMINARON A LOS CONSECUENTES, CREARON DIVICIÓN, AISLARON GENTE, NADIE ASCENDIO, PERO LES PODEMOS DECIR A ESOS TRAIDORES QUE LA LUCHA DE CLASES NO SE DETIENE.

    ResponderEliminar