martes, 20 de noviembre de 2012

La Colorida Historia de TACA

DESAPARECERÁ COMPAÑÍA QUE HA EXPRIMIDO A LOS SALVADOREÑOS (Transportes Aéreos Centroamericanos, TACA)
 

Por Baneste

Las élites económicas de la mayoría de países latinoamericanos son de origen extranjero, principalmente europeo y árabe-asiático. Estos grupos capitalistas sanguinarios se constituyeron a partir de los aventureros inescrupolosos que llegaron al continente, algunos, durante la conquista y colonización, y otros, durante y después de la segunda guerra mundial. En este segundo contigente se encuentran los fugitivos criminales de guerra nazis, quienes cambiándose de identidad, arribaron a nuestros países para establecerse sin ningún tipo de reparo moral más que su desbocada ambición por la acumulación de riquezas, adoptando un disfraz de personas honorables.

Estos grupos siempre han visto a la gente aborigen de nuestros países con patético desprecio, y nunca se han considerado parte integral de las naciones en las que se han establecido; al contrario, durante centurias han mantenido sus vínculos con los países de procedencia de sus antepasados, y eso explica el por qué su adoración por lo "extranjero". Los elementos primarios de estas élites ya traían una escuela de cómo hacer negocios y cómo hacer gobiernos cuando arribaron a estas tierras. Fundaron los primeros periódicos en el continente, los primeros bancos, las casas de exportación, todo en semejanza de lo que ya conocían en las naciones de las cuales provenían. No se trataba de gente brillante emprendedora, sino simplemente de voraces mercaderes que vieron la oportunidad de sus vidas ante la ingenuidad de una raza cuyas relaciones económicas habían sido de otro carácter.

Sin embargo, uno de los grupos oligárquicos más sanguinarios es el que se enquistó en El Salvador. Esta minoría ha saqueado al país hasta el colmo y ha matado despiadadamente para mantener sus exagerados privilegios económicos, sin importarle las consecuencias de carácter moral o político. Para lograrlo ha contado con el apoyo de los militares y de la clase política corrupta que han gobernado el país por centurias. También se han visto favorecidos históricamente con el apoyo oportuno de los Estados Unidos, que ha promovido planes intentando suavizar la voracidad de esta élite, sin que lo haya podido lograr hasta el momento. Este grupo oligárquico ha acrecentado enormemente sus riquezas vendiéndole productos y servicios a precios sumamente elevados al consumidor salvadoreño.

Es necesario tener en cuenta que los capitalistas promueven el nacionalismo con dos objetivos principales: para movilizar a los aborígenes en situaciones de guerra contra otros estados, y para crear mercado a las porquerías que producen. Así se explica por qué un indito mexicano se siente orgulloso de consumir lo que él considera su cerveza "Tecate", y un indígena salvadoreño se enorgullece del "Banco Agrícola Comercial" que lo despoja de los recursos que tanto le cuesta obtener.

Empresas capitalistas que fueron fundadas en El Salvador, que hicieron negocio en base al nacionalismo, y que ahora son multinacionales, o han pasado a ser parte de transnacionales tales como Banco Cuzcatlán, Productos Alimenticios DIANA y, principalmente, la empresa de aviación TACA, incrementaron exageradamente sus ganancias vendiendo sus productos o servicios a precios exhorbitantes, comparados con los precios de productos o servicios ofrecidos por otras compañías.

En octubre recién pasado fue hecho el anuncio que para el primer trimestre del próximo año, la marca TACA desaparecerá totalmente y pasará a ser Avianca. La compañía TACA ha sido considerada por los rapaces capitalistas como un gran éxito en el mundo de los negocios, al poseer una historia colorida que involucra a militares asesinos, mercenarios y ricos aventureros que encontraron en Centroamérica el terreno ideal para desarrollar sus sueños de fortuna.

TACA fue fundada por el neozelandés Lowell Yerex en 1930, en Tegucigalpa, Honduras. Inició con un avión Stinson monomotor que le fue regalado por el general Tiburcio Carías Andino, quien fue presidente del hermano país en dos periodos. Lowell Yerex llegó a Honduras en 1931 como mercenario para ayudar a Carías a reprimir una revuelta, participando en bombardeos al puerto de Amapala, donde se dice que fue herido y perdió un ojo. Lowell Yerex nació en Wellington, Nueva Zelanda en 1895, lo que lo convertía en ciudadano inglés, al ser ese país una colonia del imperio británico en esa época; y se había graduado como piloto en la universidad de Valparaiso, Indiana, EEUU, en 1916. En la Primera guerra mundial se enroló con la Real Fuerza Aérea de Inglaterra, y su avión fue derribado por fuerzas alemanas en territorio francés en 1918, habiendo permanecido prisionero hasta que se firmó el armisticio. Estando en México, fue contratado por Tiburcio Carías como mercenario para reprimir a disidentes que se oponían al gobierno militarista que permaneció en el poder durante 16 años.

En un extenso artículo de la revista TIME, se destaca el hecho de que Yerex invitó en 1943 a las companías Transcontinental y Waterman Airlines, así como a otros inversionistas estadounidenses, a comprar acciones de la aerolínea TACA, sin saber que esto significaría el fin de su participación en la empresa en poco tiempo. De acuerdo con TIME, Yerex fue forzado a abandonar la compañía dos años más tarde, cuando Waterman Airlines la adquirió en 1945, año en que fue trasladada de Honduras a El Salvador. Al ser una compañía aérea de capital estadounidense pero con bandera salvadoreña, estaba a punto de perder sus permisos de operación a finales de los años 50, por lo que el estaounidense Richard Kriete se nacionalizó salvadoreño, casándose con Blanca Ester Cárdenas, nativa de Tecapa, Usulután, y adquiriendo el 30% de las acciones para evitar el cierre de la empresa. En el mismo artículo se establece que Kriete era un rico aventurero que se pasaba la vida haciendo viajes de placer en trasatlánticos, sin ninguna otra ocupación que la diversión personal. Después entraron a la empresa Borgo Bustamante y Federico Bloch.

Con el éxodo forzado de millones de salvadoreños a otros países, pero principalmente a Estados Unidos, la compañía TACA se vio de pronto con una clientela dispuesta a pagar sus elevados precios, al considerarla representativa del espíritu emprendedor cuzcatleco, ignorando (por falta de información) que nunca ha sido una empresa de salvadoreños. TACA se favoreció al contar con una legislación a su favor que restringía la entrada de competidores hasta que se firmó el TLC; aunque la mayoría de su clientes continuaron usando sus carísimos servicios al desconocer las ofertas de otras compañías, pero principalmente por barreras de índole idiomática y cultural, que era lo que realmente explotaba TACA.

En cuanto al mercenario Lowell Yerex, después de su salida de la compañia que había iniciado, se trasladó a Trinidad y Tobago, en donde fundó West Indian Airways, y más tarde se mudó a Brasil, en donde comenzó la empresa Aerovias, para finalmente fallecer, enfermo de cáncer, en la ciudad de Buenos Aires, República Argentina.

MATERIAL AGREGADO A ESTA NOTA


No hay comentarios.:

Publicar un comentario