martes, 18 de septiembre de 2012

Sobre el Sistema de Transporte Público


EL TRANSPORTE DE PASAJEROS EN ESTADOS UNIDOS


Por Baneste



Hay cosas en Estados Unidos muy buenas que a los copiones de nuestros países no les interesan, simplemente porque serían beneficiosas para la población en general, y a ellos solamente les interesa plagiar lo malo de la potencia norteamericana, lo que les permite robar más y abusar más del sistema. Una de estas cosas buenas, en mi opinión, es la organización del transporte colectivo, el cual es muy eficiente, de bastante calidad, y rentable en todos los aspectos, al menos el del estado de California, el cual yo he observado.



El transporte urbano de pasajeros en las ciudades importantes, como San Francisco, por ejemplo, es administrado por una entidad municipal, que fue creada especialmente para ese propósito. Esta agencia (la cual se llama MUNI, Municipal Transportation Authority), no es partidista, no está afiliada a ningún partido político; solamente está obligada a responder ante el público al cual sirve, estando supervisada y auditada por otras entidades de la misma municipalidad. Los conductores de los autobuses están representados en dicha agencia, puesto que son la parte más importante del sistema, y están organizados en su propia asociación, siendo los motoristas de San Francisco los segundos mejores pagados de todo Estados Unidos.



El servicio al público es bien eficiente, puntual, seguro y confortable. No es generador de atascamiento de tráfico, porque no hay locos enmarihuanados conduciendo los autobuses, compitiendo a muerte por el próximo pasajero. No hay infraestructuras de terminales porque está organizado de una manera secuencial. Nunca he visto más de dos autobuses esperando su turno de salida en los puntos de inicio de recorrido. Los motoristas están capacitados para servir efectivamente a los usuarios, con respeto y dignidad, a sabiendas de que la agencia podría ser demandada en cualquier momento por cualquier ciudadano en caso que existiera alguna falta.



El costo al usuario de este servicio de transporte es relativamente estable y podríamos decir justo, aunque en la ciudad de San Francisco es bastante barato, comparado con el de otras ciudades como San José y Santa Cruz, en el mismo estado de California. No es un sistema desestabilizador del gobierno porque no se producen paros empresariales constantes como en El Salvador, donde seudo empresarios salvajes han manejado ese negocio por muchos años y mantienen en zozobra a los usuarios con sus continuas amenazas, siguiendo lineamientos de institutos políticos como el extinto PCN (Partido de Conciliación Nacional), o simplemente obedeciendo a sus caprichos y ambiciones personales mezquinas, ateniéndose a los aliados que tienen en la Asamblea Legislativa y otras instituciones estatales.



El servicio de transporte urbano de pasajeros al que me he referido como ejemplar, tiene sus deficiencias, a las cuales no me referiré en esta oportunidad, pero definitivamente son mínimas y están en otro escalón que tiene que ver con el nivel contextual de exigencia.



Este tipo de organización del transporte de pasajeros es el que se debería haber implementado en El Salvador desde hace mucho tiempo, y probablemente sea éste el momento adecuado para hacerlo, talvez no de un tajo, pero gradualmente, comenzando por la ciudades más importantes del país.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario