jueves, 3 de mayo de 2012

Cambiar de Tema es Necesario a Veces



CAMBIANDO DE TEMA: LA DEPRESION

Por Baneste

Hay algunos componentes químicos en el organismo que funcionan como excitadores depresivos. Existe el convencimiento de que dichos componentes orgánicos actúan bajo la estimulación de causas externas, independientes de la influencia de la voluntad. La depresión está estrechamente relacionada con la frustración. Para el sujeto deprimido, el sentirse frustrado es algo que con el correr del tiempo es una recurrencia cada vez más frecuente y común. Situaciones que en el pasado inmediato pasarían desapercibidas, se tornan al momento muy frustrantes. Eventos que motiven o energeticen para seguir adelante en la vida, cada vez se vuelven más escasos y difíciles de obtener.

Se ha observado que cuando se consume más de una taza de café por la mañana, se produce una combinación química que genera una sensación de ansiedad en lo que comúnmente se denomina "boca del estómago". Pero también está establecido que dicha sensación puede producirse en la persona deprimida aún sin haber consumido café en exceso.

La valorización de lo independiente a la personalidad; es decir, las situaciones externas, tiene mucho que ver, o más bien dicho, está condicionada al código de valores morales, al referente cultural y al grado de desarrollo de abstracción del individuo. Esto es un efecto posterior a la sensación generada por los ya mencionados componentes químicos.

Tú vas caminando por la calle y ves una mujer por primera vez y te gusta. En determinado momento los ojos de ella se cruzan con los tuyos y puedes percibir ese brillo que te comunica casi con certeza que también le gustas. Ves en ella todos esos gestos milenarios, psicológicamente analizados que significan simpatía, y que en la hembra son formas de lenguaje que denotan un llamado de aproximación al hombre: sacudirse o peinarse el cabello con las manos, sonreír y buscarte con los ojos, etc. Pero pronto te das cuenta que tiene pareja, y aquí entran en acción los elementos intelectualizadores que explican de manera frívola, sin generación de sensaciones, una situación en la que no hay cabida para tí. ¿Cómo esta situación activa los componentes químicos del organismo, específicamente del estómago?

Según la ciencia oriental que enmarca la técnica curativa de la acupuntura, aparte de los siete "chacras", en lo que llamamos la “boca del estómago” se concentran muchos hilos nerviosos o los que se denominan "canales", lo cual hace de ese punto concéntrico, un área altamente sensitiva en lo que al sistema nervioso se refiere.

Ahora bien, si nos explicamos el funcionamiento y reacciones de nuestro cuerpo desde la óptica de la física, sabemos que el ser humano posée en sí mismo muchas de las propiedades de otros agentes no humanos, como decir la electricidad, el magnetismo, etc. En cuanto a la electricidad, el cuerpo humano puede funcionar a determinado nivel de voltaje, como una "resistencia". En cuanto al magnetismo, es harto conocido que en la persona humana se da la más común caracterítisca de los imanes: los polos opuestos se atraen, y los polos similares se repelen mutuamente.

Por otro lado, desde el punto de vista filosófico, existen las categorías de lo "objetivo" y lo "subjetivo", entendiéndose lo objetivo por lo real y concreto, es decir, lo que se puede ver y tocar; mientras que lo subjetivo se refiere a lo abstracto y no concreto. Sin embargo, en mi opinión, lo subjetivo también es real y casi siempre concluye en la concreción de cosas o acciones concretas, puesto que cada individuo tiene su propio desarrollo de subjetividad.

La subjetividad es un proceso que se inicia con una sensación física la mayoría de las veces. Del mismo modo que tocar es una sensación física porque estamos usando el sentido del tacto, así mismo ver es también una sensación producida por el sentido de la vista.

Muchas veces antes del procesamiento completo en el cerebro de las sensaciones obtenidas a través de los sentidos, se sensibilizan otras regiones del cuerpo como la "región concentrica", a la que ya me he referido. Así es como se explica el por qué se considera que la excesividad o carencia de los componentes químicos que generan un estado depresivo, actúan bajo la influencia de situaciones externas y no de interiorizaciones antojadizas, como con simplismo pretenden explicar muchas personas.

De modo que la subjetivización de una circunstancia o de un hecho determinado, es en realidad la derivación del proceso de abstracción, y el término "subjetividad" sirve para presentar la abstracción acabada como categoría potencialmente verdadera o falsa. Pero una subjetivización solamente puede ser falsa para segundos o terceros, no así para la persona que la realiza. La exteriorización de la percepción de un hecho o situación determinada es, entonces, una subjetividad. El brillo en los ojos de la muchacha que se cruzan con los tuyos; ese modo de peinarse el cabello sin apartar la mirada de tí, ¿será en realidad una invitación a un acercamiento o será esto una pura subjetividad derivada, en última instancia, de tu marco de referencia cultural, tus valores morales y tu grado de desarrollo de abstracción? En todo caso una vez exteriorizada la abstracción, a ella o a otra persona le podría parecer falsa, pero para tí puede continuar siendo una realidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario