domingo, 13 de octubre de 2019

Cuentos de Cipotes

El Cuento de los Caramelos Embarcados en un Bote y el Cipotío Tiburón
***

       Pusiesque Tablita yegó a la tienda y le dijo a la tiendera: "Mire: "por qué han metido tanto caramelo bonito en ese bote". Y la tiendera quera bien bilis hizo "¡Hm!" y diay dijo: "¡Para qué ai estén guardaos y para que nadie los tiente!" y se sacudió un cutunco que se había pasado del saco diazúcar y dio unos pasos chancletudos y dijo: "Te vas a castigar tu mamá, porque va decir quiandás haciendo en el vecindario!". Y es que tenía ganas de que se juera y no se jué sinó que le dijo: "El... pero como aquí nues vecindario sinó ques tienda, vaya!" "Sí, siés tienda pero no tenés pisto para comprar nada, asiés que de nada sirve que testés aquí" le dijo dando la tiendera que tenía un lunar de carne, en el cachete. "Si tengo" le dijo Tablita. "¿Entonces por qué no comprás?" le dijo la tiendera quera algo sorda. "Porque taba esperando a ver si me regalaba unos"... le dijo. "Pero como no te puedo regalar" le dijo la tiendera. "A pué, como no me puede regalar, sólo poreso no le compro" le dijo tablita y se jué chiflando y siacabuche.

Salarrué.

viernes, 11 de octubre de 2019

El Poema de las Moscas



Las Moscas

Vosotras las familiares
inevitables, golosas
vosotras moscas vulgares
me evocáis todas las cosas.

¡Oh viejas moscas voraces
como abejas en abril
viejas moscas pertinaces
sobre mi calva infantil!

Moscas de todas las horas
de infancia y adolescencia
de mi juventud dorada
de esta segunda inocencia
que da el no creer en nada,
en nada.

Moscas del primer hastío
en el salón familiar
las claras noches de estío
en que yo empecé a so–ar.

Y en la aborrecida escuela
raudas moscas divertidas
perseguidas, perseguidas
por amor de lo que vuela.

Yo sé que os habéis posado
sobre el juguete encantado
sobre el librote cerrado
sobre la carta de amor
sobre los párpados yertos
de los muertos.

Inevitables golosas
que ni labráis como abejas
--ni brilláis cual mariposas
pequeñitas, revoltosas
vosotras amigas viejas
me evocáis todas las cosas.


Antonio Machado.

miércoles, 9 de octubre de 2019

De Francisco Gavidia

Francisco Gavidia.


Sextinas

¡Oh Moliere inmortal,‭ ‬tú eres de aquellos
cuya frente coronan los destellos
misteriosos del genio soberano
que cuanto más el antro profundiza
del corazón,‭ ‬va convirtiendo en risa
todos los gritos del dolor humano‭!

Como tú,‭ ‬herido y desangrado ya antes,
el‭ ‬espíritu inmenso de Cervantes,‭—
a la hora en que la historia se derrumba,
como feudal castillo,‭ ‬la Edad Media,‭—
grabó sobre la loza de su tumba
la máscara jovial de la comedia.

Francisco Gavidia.


Antiperístasis

¿Qué busca el gran Don Quijote‭?
El Ideal.
‭¿‬Y en qué se estrella cual zote‭?
En lo real.

‭¿‬Qué busca el buen Sancho Panza‭?
Lo real,
‭¿‬Y quién lo arrastra o lo lanza‭?
El Ideal.

Francisco Gavidia.


Vocabulario

Sextina. Estrofa de seis versos.
Zote.‭ ‬Ignorante,‭ ‬torpe y muy tardo en aprender.
Antiperístasis.‭ ‬Acción de dos cualidades contrarias,‭ ‬una de las cuales excita por su oposición el vigor de la otra.

domingo, 6 de octubre de 2019

Excelente Síntesis de la Obra Don Quijote de La Mancha

En realidad se trata de un análisis de esa gran obra, que incluye un resumen sintetizado de la misma. Escrito por el maestro Francisco Gavidia.

Don Quijote y Sancho Panza.


Análisis Filosófico Objetivo y Subjetivo

I. —El hidalgo Alonso Quijada, por efecto de sus lecturas de los libros de caballería, cambia su nombre, pues resuelve hacerse caballero andante.

II. —Don Quijote de la Mancha sale en seguida a buscar aventuras. Los lectores de Werther se mataban.

III. —Alonso Quijada no era más que un hidalgo y no tenía derecho a usar el DON. - El chiste de esa transgresión ha perdido su fuerza en América donde es libre el uso de tal tratamiento. Luego es armado de burlas caballero, en una venta. Su amor caballeresco pide a unos viajeros, por la fuerza, que proclamen la belleza de Dulcinea; arremételes, cáese de Rocinante, y es apaleado por un mozo de mulas.

IV. —Llévanle en consecuencia a su aldea, atravesado en un rocín.

V. —Sus amigos queman los libros de caballería, causantes de esas locuras. Otro fue el caso de Francesca y Paolo.

VI. —En la segunda salida de Don Quijote síguele ya su escudero Sancho Panza; ataca unos molinos de viento.

La Inducción es del todo desplazada por la Deducción.

VII. —Ataca después a unos frailes Benitos, a quienes dispersa.

Su galantería.

VIII. —Quiere averiguar quién es la dama de un coche cerrado, a quien supone secuestrada y por esto combate a muerte con un vizcaíno irascible y tan testarudo como él.

Su idealidad clásica.

IX. —Convidado a la cena de unos cabreros aprovecha la ocasión para pronunciar su discurso sobre la Edad de Oro. Aquí la sátira alcanza el clasicismo: podría haber incluido a Hércules entre los caballeros andantes: como Voltaire se extralimita a los vallados del Pindo.

X. —Contagiado empero, paga un tributo al clasicismo en la muerte de Grisóstomo, estudiante enamorado; la crítica reacciona desde este delicioso espiritualismo y la musa Inducción, que ordena la observación del mundo externo, asume una actitud aristofanesca.

XI. —El caballo de Don Quijote se desmanda con las yeguas de unos arrieros: sobreviene una disputa y Don Quijote es apaleado por los yangüeses (naturales de alguno de los pueblos que llevan el nombre de Yanguas en España). La reacción inductiva continúa:

XII. —Va a dar Don Quijote a una venta de la peor ralea. Envuelto por casualidad en la intriga de una moza desarrapada a quien cree princesa del castillo, a donde ha llegado, Don Quijote es aporreado por un arriero, y después recibe un candilazo de un cuadrillero.

Su Química y su Farmacopea.

XIII. —Para aliviar sus golpes que cree caballerescos, compone de acuerdo con lo leído en los libros de caballería, el bálsamo de Fierabrás. Bébenlo él y Sancho y les sobrevienen unas bascas que están a punto de echar las tripas.

Su apego a las ratinas caballerescas.

XIV. —Despídese Don Quijote: cóbrale el valor del hospedaje el ventero; niégase Don Quijote a pagar por razones de andante caballería, y el ventero y otros trúhanes se desquitan en el manteamiento de Sancho.
Su ardor guerrero.

XV. —En el camino combate Don Quijote con unos carneros.

XVI. —Nuevo ataque a unos encamisados que llevan un muerto.

XVII. —Espera toda una noche para combatir con unos que hacen un ruido espantoso, y resultan ser unos batanes.

XVIII. —Nuevo combate con un barbero cuya bacía cree que es el yelmo del héroe Mambrino.

Su humanitarismo.

XIX. —Suelta unos galeotes invocando el principio de la libertad.

Misticismo o Teología en el Amor.

XX. —Penitencia de Don Quijote en Sierra Morena en desagravio de Dulcinea del Toboso.

XXI. —Don Quijote deja la penitencia suplicado a que vaya a combatir por la Princesa de Trebizonda. Episodios de la venta. La historia de la mora como la del Curioso Impertinente, y otros pasajes proponen la novela de carácter o moral, tomada sobre la sociedad, en vez del agotado campo de la leyenda medioeval.

XXII. —Don Quijote combate con unos cueros de vino que cree que son los gigantes que oprimen a la princesa.

XXIII. —Llevan a su aldea a Don Quijote haciéndole creer que está encantado. Enferma de puro molido.

SEGUNDA PARTE

XXIV—Apenas se alienta, su primer proyecto y empresa es ir a ver al Toboso a su princesa imaginaria. No halla el palacio; pero la ve al paso, en el camino próximo, bajo la forma de una labradora, es decir, encantada.

XXV. —Encuentra Don Quijote el carro de la muerte: embístelo y dispersa por el campo a los charlatanes.

XXVI. —Llegado a un bosque, encuéntrase con un caballero andante como él, que tiene un escudero narigudo. El Caballero de los Espejos (su amigo Sansón Carrasco). Pero el Caballero de los Espejos es vencido por Don Quijote, quien reconoce en él y en su escudero a dos vecinos suyos, y Don Quijote atribuye el chasco a un encantamiento.

XXVI. —Desde que las buenas prendas de Quijano funcionan «a priori», el mundo exterior se empequeñece de veras ante su grandeza:

Encuentro de Don Quijote con el Caballero del Verde Gabán. Admirable juicio demuestra en asuntos de educación y letras: famoso discurso sobre la Poesía.

Su valor es absoluto.

XXVII. —Don Quijote hace abrir en son de desafío la jaula de un león que no le hace caso.

Nueva pintura de una novela de carácter en confrontación con la caballeresca que vive Alonso Quijada.

XXVIII. —Don Quijote asiste a la boda de Camacho el rico, paraíso de Sancho el escudero.

En este vasto plan de comedia pastoril el resorte es democrático. Vence el pobre al rico por su industria y buenas artes; lo cual no es precisamente el socialismo.

XXIX. —Baja a la cueva de Montesinos, donde ve cosas como en los libros de caballería y como en sueño. Aquí alcanza Cervantes, en su humorismo, una poesía, que sólo puede hallar paralelo en Las Aves de Aristófanes.

XXX. —Interviene en la guerra de unos títeres, tomando partido por los franceses.

Episodios de humorismo popular.

XXXI. —Interviene en la guerra de dos pueblos, guerra cuyos motivos son que el alcalde de uno de ellos remeda el arte de rebuznar en que sobresale el otro.

La reacción de su visión es tan falsa como elegante y pintoresca.
XXXII. —Don Quijote halla un barco en un río. Sube en él, y está a punto de perecer en la presa de un molino de harina.

En un vasto cuadro elegante la visión quijotesca es confrontada con el alto medio social. Véase cómo:

XXXIII. —Don Quijote da con un castillo, cuyos dueños, un duque chancero, y una duquesa de buen tono, se divierten oyendo sus discreteos y locuras, por muchos días. Allí se confrontan las dos grandezas, la una pragmática, pero gótica, inhumana, transitoria. La otra grandeza teórica, en demencia, pero humana, la de la humanidad que iba a ser del porvenir. Sancho Panza es nombrado gobernador de una isla imaginaria: la comedia alcanza aquí su mayor amplitud de donaire.

Mecánica y Cosmografía del hidalgo.

XXXIV. —Don Quijote sube a las estrellas como Astolfo, en el caballo Clavileño...

Nueva confrontación.

XXXV. —Don Quijote cae en poder de los bandidos de la banda de Roque Guinart, que no le hacen nada. Aquel iluso es algo rebelde y el bandido, lo es, otro tanto y de otro modo. Hueva confrontación.

XXXVI. —Divierte a unos señores en Barcelona. Tantas posiciones morales de Don Quijote hacen resaltar ésta que es puramente científica: ¡una cabeza parlante!

XXXVII. —Le desafía otro caballero andante: el Caballero de la Blanca Luna (el mismo de los Espejos bachiller Sansón Carrasco). Don Quijote es vencido y pronuncia las palabras heroicas famosas: «Dulcinea del Toboso es la más hermosa mujer del mundo y yo el más desdichado caballero de la tierra, y no es bien que mi flaqueza defraude esta verdad; aprieta, caballero, la lanza, y quítame la vida, pues me has quitado la honra»...

De nuevo se halla ante sí a priori o de nuevo es real y admirable.

XXXVIII. —Vuélvese a su aldea para cumplir su palabra de estar un año sin salir a buscar aventuras, cae enfermo, recobra el juicio, y muere.


lunes, 30 de septiembre de 2019

Un Hallazgo Reciente Indica que América se Pobló Antes de lo que se Creía.



Un grupo de científicos afirma haber encontrado artefactos en el actual estado de Idaho, en Estados Unidos, que indican que seres humanos vivían allí hace unos 16,000 años. Esta nueva evidencia sugiere que los primeros habitantes ingresaron al continente unos dos milenios antes de lo que se creía hasta ahora.

Los investigadores encontraron 43 trozos de piedra trabajada en la parte más vieja del cañón de Cooper's Ferry, en el occidente de Idaho. Según los especialistas de la Universidad Estatal de Oregón, las muestras evidentemente habían sido desprendidas de piedras en el proceso de crear herramientas como las halladas en áreas menos antiguas del sitio. El sitio tiene una antigüedad de entre 15,280 y 16,560 años, según se determinó en los análisis. Fue ocupado repetidamente a lo largo del tiempo.

El descubrimiento apunta a Japón como un origen posible o influencia de la migración, dijo el líder del estudio, Loren Davis. Otros expertos estaban divididos en torno al significado de los hallazgos y su antigüedad, una reacción no inusual en el polémico tema de los primeros humanos en América. La teoría más aceptada entre la comunidad científica es que el continente americano comenzó a poblarse luego que un grupo de migrantes cruzó un puente de tierra entre Siberia y Alaska, ahora sumergido bajo el estrecho de Bering. A partir de allí, el avance de la migración hacia el sur fue bloqueado durante cierto periodo por enormes masas de hielo en Canadá, pero a la larga se abrió una brecha y la gente pasó por ese corredor sin hielo.

La teoría más popular al día de hoy sugiere que América fue poblada por el centro del continente y no por la costa del Pacífico; pero en años recientes, a medida en que los científicos han descubierto indicios cada vez más antiguos de seres humanos viviendo en América, algunos han argumentado que las primeras personas quizás viajaron por el océano Pacífico, por bote, a pie o de ambas formas. Loren Davis dijo que su estudio indica que había personas viviendo en Idaho mucho antes de la apertura del corredor, citando otros estudios que señalan que ello ocurrió hace unos 14,800 años.

En el sitio pudo hallarse un tipo de punta de flecha de piedra parecida a artefactos de similar edad hallados en la isla japonesa de Hokkaido. Eso respalda la idea de que la migración que llevó a la llegada de los primeros humanos al continente americano pudiera haber comenzado en esa área, cuando Hokkaido formaba parte de una masa de tierra más grande, dijo Davis.

Según la nueva hipótesis, Una migración proveniente del área de Hokkaido pudiera haber bordeado la costa sur de Beringea antes de dirigirse al sur a lo largo del Pacífico.